Menu:

Buscar por fecha:

<   julio 2019   >
DomLunMarMieJueVieSab
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

En la Mira

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 02-07-2019 | [Imprimir]
Héctor Estrada

A Carlos Morales le quedó grande Tuxtla


Un Carlos Morales enojado, prepotente y evidentemente desesperado es la imagen que este martes se propagó en las redes sociales, en medio de una ola de actos delictivos para la que no
parece haber respuestas, sólo evasivas de un presidente municipal que evidentemente ha perdido el control propio y el de la capital chiapaneca, que es justo lo que más nos preocupa.
La reacción de Morales ante la pregunta hecha por el periodista Marco Alvarado sobre la inseguridad que prevalece en la capital chiapaneca dejó de manifiesto lo que todos sospechábamos: el presidente municipal está desesperado, lejos de la serenidad, la sensatez y el autocontrol que requiere una situación como la actual.
Y no es para menos. Durante los últimos meses Tuxtla Gutiérrez ha incrementado de manera drástica su índice delictivo, registrando el robo con violencia y asesinato de una persona a las dos de la tarde en uno de los cruces viales más importantes de la ciudad. Y la lista de casos aún es mayor. Aunque aún no hay cifras oficiales, según organizaciones civiles, se estima al menos un promedio de dos asaltos con violencia al día durante las últimas dos semanas.
No se requiere mayor evidencia que los reportes diarios en los portales de noticias o medios impresos sobre lo que está sucediendo. Agrupaciones empresariales como la COPARMEX, la Cámara Nacional de Comercio y Servicios Turísticos (Canaco) y la propia diócesis de Tuxtla Gutiérrez han salido ya a fijar postura para exigir inmediata atención a la problemática. Sin embargo, de poco ha servido.
De acuerdo a cifras del Conservatorio Ciudadano de Chiapas, publicadas en su último informe de febrero del presente año, la capital estatal ha registrado el incremento más importante de la entidad de robos con violencia, con un aumento de 64.45 por ciento. Además, el hurto con violencia, de vehículos, a negocios y a transeúntes fueron los delitos de alto impacto que a finales de 2018 registraron tasas por arriba de la media nacional.
Algo no se está haciendo bien en materia de seguridad dentro de Tuxtla Gutiérrez y es evidente. Que alguien le diga a Morales Vázquez que la soberbia y la desesperación furiosa no le van a servir de mucho, sobre todo en las circunstancias en las que hoy tiene a la capital chiapaneca. Se requiere de mayor humildad y compromiso para dar la cara, reconocer la situación y pedir ayuda si no se puede con el problema.
De nada le ha servido al presidente municipal rodearse de “aplaudidores” o entrevistas a modo para esconderse de una realidad inevitable. No señor, dejé ya de calificar toda crítica a su gobierno como “chayoterismo”, ignorancia o mala fe; no cuando las evidencias de las deficiencias en materia de gobernanza dentro de su administración están a la luz del día, literalmente a plena luz del día cuando el crimen hace de las suyas sin temor alguno.
Hoy resulta evidente que el actual presidente de la capital chiapaneca, ascendido al poder por un contraproducente “efecto Obrador”, ha perdido el control de la capital chiapaneca. Aspiró tantas veces al cargo que en la práctica le ha quedado bastante grande. Llegó el momento de que algunos (regidores) con aspiraciones sucederlo en el cargo o no, se asuman como verdadera oposición dentro del cabildo y comiencen a desmarcarse de un gobierno que se encuentra en franca picada… así las cosas.