Menu:

Buscar por fecha:

<   agosto 2019   >
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Violín sin fronteras

Categoría: Cultura | Colocada por: ASICH | Fecha: 29-05-2019 | [Imprimir]
La cineasta Natalia Moreno presentó el documental “Una vida entre las cuerdas”, sobre el violinista Ara Malikian, durante la edición pasada del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG). Ahora, el músico se alista para llegar a la Perla Tapatía y ofrecer un par de conciertos en el Conjunto Santander de Artes Escénicas.


Pareja del músico, este proyecto fílmico surgió tras la muerte de su padre, platicó Natalia en entrevista: “Cuando murió el
padre de Ara llegaron a nuestra casa 25 cajas, contenían dentro toda su historia en recortes de periódicos, fotografías y videos que había recopilado su padre. Me pareció una historia que no se podía perder, no solo por el amor que un padre puso, sino por la historia que creo que debe ser contada. Me metí en este viaje durante cuatro años y medio para rescatar todo el material, intentando entender toda una vida; lo interesante de contar, dónde poner la mirada”.

Además, el hecho de hacer un documental sobre un artista en activo, brindó a Natalia la oportunidad de ser creativa, pues para ella, una filmación de este tipo “no tiene límites”, por lo que durante el proceso de creación quiso mirar “también a ese otro, no tanto la carrera del artista, sino la familia; ese esfuerzo, la migración, la dificultad, atreverse a soñar, a hacer y a conquistar. Eso ya estaba dado”.


Para Ara, la experiencia de verse en pantalla fue peculiar: “No está muy bien para el ego. No es una buena terapia (risas). Ver el documental me cuesta mucho, oír mi voz, es algo insoportable. En el fondo también es muy emocionante, porque aparte de ser un documental sobre mi trayectoria, también lo considero como un homenaje al esfuerzo de mis padres. Mi padre lo que amaba era el violín, la música. Vio que me iba bien, pero me hubiera gustado que me viera mejorar, como me va ahora. Es un homenaje a ellos, con todo el esfuerzo que hicieron todo me ha ido tan bien, gracias a ellos”, dijo el músico emocionado.

La migración: riqueza cultural
Ara nació en Beirut, es de ascendencia armenia, aunque desde hace decenio y medio radica en España. El perfil multicultural se refleja en su música, donde su instrumento evoca lo mismo composiciones clásicas, temas populares de Europa del Este, música rock u oriental.


Por esto, el tema de la migración es una preocupación para el músico, sobre todo ante el panorama actual, en el que “estamos viviendo una ola de poco respeto, de prejuicios a todo lo que viene de fuera de las fronteras. Creo que es el momento de crear conciencia en la opinión de las personas. Los que vienen de fuera no son delincuentes, no crean inseguridad, no van a robar. La ida y vuelta de personas en países y culturas es la riqueza de este mundo. Ojalá nos demos cuenta de esto todas las sociedades. Hay que dejar de ver con prejuicios, con miedo a la inmigración. Al revés: tenemos que estar felices de que haya personas de otra parte que llegan, porque nos van a enseñar cosas”.

Su compromiso con este mensaje lo ha llevado a campos de refugiados: “Fue muy duro para nosotros ver esa realidad. Fue duro de ver que viven en lugares muy difíciles, pero eso no es lo más duro: lo más duro es ver que son tantas personas viviendo allí sin saber hasta cuándo. No tienen visión de cuánto tiempo estarán, si una semana, un año o 20 años. Pueden estar años y nadie se preocupa por ellos, vivir entre la basura, y parece que a nadie le importa. No hay esperanza de mejora. No van a morir, porque hay cierta ayuda para que haya higiene, agua y comida como mínimo, pero no basta”.

Al respecto, Natalia agregó: “Así nos lavamos la conciencia: no mueren, pero con la etiqueta de refugiados nos quedamos tranquilos, aunque no están en acción completa en el mundo, no hay solución. Y son cinco millones de personas, padres, hijos, ancianos”.


Arte sin nacionalidad
La música de Malikian es un reflejo del multiculturalismo, por lo que no teme experimentar y asegura que “la música, el arte, la cultura es ejemplar. Podemos fusionar la música, varias culturas con otras, varios estilos: también los seres humanos. En el arte no hay fronteras, hay que hacer lo mismo en el mundo real”.

Así, “el arte no tiene nacionalidades: existe y ya. Tiene identidad, dependiendo de dónde viene, pero el arte no deja a nadie afuera”, acotó Natalia.

Por ello, a Ara no le preocupan las etiquetas que ha recibido su música, pues lo importante para él es “si llega a emocionar, eso es lo esencial. No hacemos música para que entre en un museo o en un libro. Lo hacemos porque queremos que emocione, que llegue al corazón de las personas”.

Una mezcla musical
No es la primera vez que el violinista se presenta en Guadalajara, anteriormente lo ha hecho: “Recordamos con mucho cariño la última vez que estuvimos”, comentó el violinista.

Para los conciertos que se realizarán este fin de semana, el programa “es un homenaje a la música más underground, por eso la gira se llama ‘Royal Garage’, es una mezcla de composiciones propias, obras clásicas y composiciones contemporáneas”.

Igualmente, la instrumentación con la que viaja actualmente es un quinteto de cuerdas, con batería, bajo, guitarra eléctrica y piano.

¡Asiste!
Ara Malikian en el Conjunto Santander de Artes Escénicas, Sala Plácido Domingo, 31 de mayo (21:00 horas) y 1 de junio (19:00 horas). Entradas: de $500 a mil 200 pesos, en taquillas del recinto o por su página web (conjuntosantander.com).