Menu:

Buscar por fecha:

<   mayo 2019   >
DomLunMarMieJueVieSab
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Artículo Único

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 09-05-2019 | [Imprimir]
Angel Mario Ksheratto

Los otros datos


Por altas que sean las expectativas; por elocuentes que sean los discursos, la realidad es apabullante, desastrosa. “Herencia del pasado”, es la apresurada explicación que al final, solo explica que a la par de la impunidad,
están la ineficacia de las estrategias y la incapacidad de las autoridades que insisten en lavarse las manos en la pila donde yacen los desperdicios de un régimen que solo cambió de personajes.
A Manuel López, le eligieron para resolver los problemas de un país que ha vividopesadilla sobre pesadilla; nunca, nadie le ha nombrado como fiscal acusador, sino como ejecutor efectivo de las leyes. El nombre de su encargo, lo dice todo.
La repartición de culpas, no surte efectos cuando la responsabilidad es institucional.Cuando se debe cumplir la Constitución, que garantiza la seguridad de los ciudadanos, en constante riesgo. Bajo fuego permanente que nos obliga a ver sangre a donde quiera que volteemos.
En algunas ocasiones, la violencia se dispara cuando los criminales ven disminuida sucapacidad de poder. Se les compara, entonces, con las fieras heridas de muerte. En el México de la malograda Cuarta Transformación, los criminales actúan con excesiva violencia, porque se sienten empoderados. Porque su poder ha rebasado al Poder Público formalmente constituido y ha cooptado a muchos de los que lo ejercen.
Tanto, que la comparación de cifras —recurrente en las peroratas oficiales de cada mañana—, es una práctica ociosa que choca cada vez más con la realidad. Mientras desde las entrañas del gobierno se pretende maquillarlas, en las calles, las balas matan lo mismo a una estudiante dentro de su aula, que a un niño que se desploma a los pies de su abuelo.
Hoy mismo, en Cuernavaca, capital de Morelos (estado gobernado por un exfutbolista) cuatro personas fueron abatidas durante una manifestación-conferencia de prensa. Uncamarógrafo, entre las víctimas. Dos de los ponentes, asesinados por un joven que tras su captura, no mostró signos de preocupación. Sabe que en poco tiempo, estará de nuevo en las calles matando gente.
En otras partes del sangrante país, los muertos caen por montones. Los datos oficiales los niegan, los ocultan. De hecho, cada vez que el mismo presidente López es confrontado sobre el tema, su respuesta ya clásica es: “Yo tengo otros datos”. Es obvio que tal respuesta, no le ayudan en nada. No, hasta que reconozca la realidad y rectifique el rumbo.
Puede ser que AMLO tenga buenas intenciones, pero eso no es suficiente; se tiene que ir al fondo y se debe actuar acorde con la realidad del país. Seguir culpando al pasado, está empezando a ser una pesada loza que más temprano que tarde, podría obstruirle el camino a la ratificación de medio sexenio.
Y será complicado convencer, porque entre expectativas, las más importantes están siendo las que más alejan a López de la gente y de sus promesas de campaña. A Andrés Granier, exgobernador de Tabasco de donde también es originario el Jefe del Ejecutivo, le otorgaron la absolución definitiva, luego de haber sido acusado de sendos delitos de corrupción, que habían sido probados..
A Granier se suman Elba Esther Gordillo, Napoleón Gómez y los procesos contra otrosexgobernadores y líderes sindicales, cuyos resultados apuntan al indulto extrajudicial.
No hay defensa alguna para un presidente que trata de imponer sus ideas a un pueblo que desde hace cinco sexenios, ya no es fácil engañar. De hecho, la figura de AMLO, creció por el hartazgo contra un régimen que perdonaba y permitía todo.
Del otro lado del mostrador, las cosas son distintas. Nada le beneficia, todo le lleva al descrédito. Debe, urgentemente, cambiar de rumbo.

Transitorio
No hay que dejar de insistir en el tema del gravamen de impuestos a la luz, como pretendeCarlos Morales Vázquez, alcalde capitalino. El Congreso debe echar atrás esa ignominiosa pretensión, por ser absurda, abusiva y atentatoria. Muchos diputados querrán reelegirse o figurar como candidatos a alguna alcaldía. Votar a favor de esa ley, les restará votos en las urnas. Y serán factor para disminuir le fuerza de su jefe máximo. Allí que lo vean. Por su parte, Morales Vázquez, debe ir pensando en su renuncia, toda vez que está minando, con su ineptitud, el empoderamiento de AMLO. Así de fácil.