Menu:

Buscar por fecha:

<   mayo 2019   >
DomLunMarMieJueVieSab
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Novela Histórica, entre verdades y emociones

Categoría: Cultura | Colocada por: ASICH | Fecha: 06-04-2019 | [Imprimir]
La lectura es una de las piedras angulares para la adquisición de conocimiento, pues nos permite conocer hechos, tiempos y lugares lejanos sin la necesidad de desplazarnos, concediéndonos la oportunidad de generar opiniones y argumentos sobre temas diversos. Es por ello por lo que la lectura se convierte en una herramienta tanto para enseñar como para aprender, y se vuelve muy útil con un tema tan complejo como lo puede ser la historia.


Los libros escolares están llenos de datos históricos que en ocasiones difícilmente se recuerdan, sin embargo, una novela histórica presenta estos mismos datos en una narrativa que, además de entretener al lector, le facilitará el recordar esta misma información que muy probablemente no hubiera recordado de un libro de texto. Los hechos históricos, tragedias, muertes, descubrimientos, conquistas se convierten en un pretexto para narrar una historia que le permita al lector trasladarse a ese momento sin lo complicado (y en ocasiones aburrido) de un libro de texto.

Sin embargo, es importante reconocer que, por la naturaleza de su género, la novela histórica mezcla ficción con realidad, por lo que puede dudarse de su credibilidad como fuente. Así mismo este tipo de textos creativos también reflejan el punto de vista del autor, lo que puede provocar a su vez que la realidad histórica se esconda detrás de metáforas y situaciones inventadas producto de la imaginación del autor. Entonces, sí podemos conocer más de la historia a través de novelas históricas, pero siempre cuidando mantenernos críticos con la veracidad de su contenido.

Linett Rodríguez Briseño

ECOS DEL DEBATE

Las novelas históricas son una manera adecuada para conocer la historia del país
El historiador, el autor de las novelas históricas debe hacerse de información suficiente para elaborar su obra y con su imaginación darle cuerpo y forma.

Novelas históricas, si bien estas compilaciones no son completas y responden cuestiones literarias, pero ayudan al maestro a abordar estas etapas en la historia nacional, las novelas históricas dan la posibilidad de vivir y compartir el mismo episodio por medio de los personajes y las circunstancias. La literatura es siempre una expedición de la verdad.

Carlos Barrientos, participante Mar Adentro.

Se dice que aquellos que no conocen su historia están destinados a repetirla, por lo que encontrar una manera atractiva de comunicarla es de gran importancia. Leer una novela histórica bien hecha, hace que podamos identificarnos con personajes de los que hemos escuchado toda la vida. Como cualquier novela, existen diálogos, experiencias, sentimientos y vivencias que hacen que entendamos mejor el porqué de algunas decisiones que se tomaron, el trasfondo de las mismas y el impacto que tuvieron.

Alejandra Santana, Colaboradora Mar Adentro.

COMPARTE

Escucha de viva voz a los líderes sociales compartir, en una entrevista, algunas de sus experiencias

Un giro a la Historia
Pedro J. Fernández, autor de “Yo, Díaz”, “Iturbide el otro padre de la patria” y “Había una vez mexicanas que hicieron historia”, entre otros.

Pedro J. Fernández tuvo una formación académica en computación y electrónica, sin embargo, encontró en la escritura el gusto por crear y contar historias, ya sea en un libro o a través de una peculiar cuenta de Twitter en la que publica en sátira una serie de pensamientos atribuidos al emblemático Porfirio Díaz, personaje del que ha escrito una novela histórica.

Pedro busca la superación constante de sí mismo para mejorar como escritor. Esta persistencia lo hace reflexionar acerca de aquello que busca transmitir. “Esa capacidad, esa idea que tengo de que no he llegado a ser un escritor, que no me la creo. Siempre estoy tratando de leer libros sobre escritura, siempre estoy tratando de pensar qué voy a aportar con este libro, que le voy a aportar diferente a los otros. Creo que cada libro tiene diferente personalidad entonces eso es importante a la hora de estar desarrollando los textos. Para mí, es no creértela porque sigues en un punto en el que debes de seguir luchando para vender tus libros, para darle algo bueno a los lectores.”

Como seguidor entusiasta de las redes sociales, Pedro reconoce en los espacios virtuales un lugar para reflexionar más acerca de las palabras que se dicen, en especial por las y los jóvenes que son los principales usuarios. “Nunca antes habíamos tenido tanta facilidad para publicar nuestras palabras. Entonces, yo les diría que sean responsables con lo que están publicando, que siempre piensen qué pueden construir con esas palabras”. Además, que es una situación que él plantea al momento de escribir sus libros. “En mi caso, cuando yo quiero escribir un libro me digo ‘¿Qué voy a aportar a este personaje histórico a esta época? ¿por qué voy a escribir sobre esta época?’”.

Como escritor de novelas históricas, Pedro tiene un interés especial en personajes vistos como villanos, pues en ellos encuentra la posibilidad de repensar acerca de las motivaciones personales de tomar las decisiones que tomaron, ya sea Porfirio Díaz o Agustín de Iturbide. “En los dos casos sí hubo en los personajes reales una preocupación de cómo iban a pasar a la historia. El caso de Iturbide él entendía que lograr la independencia de México era algo positivo para él, lo convirtió en el hombre más importante en su momento. Pero entendió que el hecho de que el pueblo le pidió que fuera emperador, iba a sacrificar mucho su memoria histórica, la forma en cómo lo iban a ver después, al final lo tomó porque era necesario”.

La recreación de los lugares es un elemento esencial en los libros de Pedro. En el proceso de conocer la Historia de México le ha permitido adentrarse a espacios del país y al mismo tiempo invitar de manera implícita a los lectores a visitar los sitios. “Algo que tiene la novela, mucho más que el ensayo, es poder recrear ese mundo, cómo vivían, cómo comían, cómo se relacionaban. A mí me encanta crear ese mundo que además existió, e investigar. En el caso de Porfirio Díaz, buscar cosas de Oaxaca para reconstruir el Oaxaca de 1830. Y es apasionante porque es un pedacito de las historias, un pedacito de México, y también vas viendo la evolución. He tenido gente que va con mis libros a ver los lugares que describo nada más para ver cómo eran, cómo han cambiado. Imaginando a Agustín Iturbide a lado de la catedral”.

La experiencia de escribir acerca de estos personajes representa para Pedro el poder reconocer aspectos similares con los cuales empatizar “He aprendido a no juzgar a estos personajes, a humanizarlos a verlos como hombres como padres como hijos. Eso me ayuda a entenderme, a ver mi humanidad, así como la humanidad de Porfirio Díaz e Iturbide aplicada”.

Mensaje Súmate Mar Adentro

Los quiero invitar que sigamos descubriendo a los personajes de la historia de México, que sigamos humanizándolos. Que acabemos ya con los héroes y villanos. Como dijo Porfirio Díaz: “El pasado es el espejo donde refleja el porvenir”. Si queremos entender nuestro presente y queremos escribir sobre el presente y el futuro, si queremos darle ese poder a nuestros escritos sobre el presente, tenemos que entender y estudiar el pasado”.

VOLUNTADES

Historias de éxito que trascienden

Experiencias históricas
El Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec” está situado en el cerro de Chapultepec, un lugar que desde la época precolonial era un recinto de suma importancia para Moctezuma. A través de los años funcionó como residencia imperial, colegio militar, y residencia presidencial.

En la actualidad el Museo alberga exposiciones para relatar la Historia desde las culturas prehispánicas a la par del surgimiento de expediciones en Europa. También, a través de sus murales se relata la época de la conquista, la evangelización y el descubrimiento del Nuevo Mundo.

Momentos de suma relevancia para el país, como la Independencia, la construcción de un modelo de política democrática y de una economía estable, y de movimientos como la Revolución, se distribuyen en al menos 40 áreas, que reúnen pinturas, esculturas, vestimenta, instrumentos musicales y documentos que ahora son vestigios de cómo se formó el país al pasar del tiempo.

El recinto de divide en la exhibición histórica antes mencionada y un alcázar en el que las personas pueden ver el mobiliario del emperador Maximiliano y su esposa Carlota, así mismo del general Porfirio Díaz y su esposa Carmen Romero.

Diez notas positivas
La delegación mexicana de judo ganó 5 medallas en el Abierto Panamericano en Chile.
La gimnasta mexicana, Ana Lago, presentó su rutina el Londres al ritmo de “Un poco loco”.
El Complejo Cultural Los Pinos será sede del Gran remate de Libros en su décimo tercera edición.
Sahlework Zewde fue elegida en Etiopía como primera presidenta, y la única en África.
11 restaurantes mexicanos fueron reconocidos entre los 50 mejores de América Latina.
Se realizó lectura de poesía en lengua indígena en el Palacio de Bellas Artes.
María del Carmen Tun Cho, mujer indígena maya corrió el maratón de Los Ángeles.
La NASA inició diseños de casas para construir en Marte...
...y en la Luna
Estudiantes del IPN ganaron el primer lugar en el certamen Tikkun Olam Makers 2019.
Mar adentro propone
Para leer

“Iturbide. El otro padre de la patria” de Pedro J. Fernández.

Para saber

Walter Scott era un escritor escoces, considerado pionero en el género de Novela Histórica.

Para conocer

Los restos de Agustín Iturbide se encuentran en la Catedral Metropolitana y no en la Columna de la Independencia con los demás actores de la lucha.