Menu:

Buscar por fecha:

<   agosto 2019   >
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Personas con obesidad, hipertensión y adicciones más propensas a padecer disfunción eréctil

Categoría: Portada | Colocada por: ASICH | Fecha: 22-02-2019 | [Imprimir]
El sobrepeso, la obesidad, la diabetes y la hipertensión arterial asociadas al consumo de alcohol, tabaco o drogas, es causa del 40 por ciento de los casos de disfunción eréctil; por lo cual sólo una dieta adecuada, la práctica de ejercicio sistemático y control médico permanente pueden prevenirla o reducir sus efectos.
Esta enfermedad, conocida también como impotencia, obedece a diversas alteraciones psicológicas, ha afectado por lo menos en alguna ocasión a cuatro de cada diez hombres, entre los 25 y 40 años de edad.
Así lo informó doctor Ricardo Escobar Díaz, director de la Unidad Médica Familiar (UMF) No. 13 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tuxtla Gutiérrez, quien explicó que muchos jóvenes y adultos con sobrepeso y obesidad rechazan hablar del problema de la impotencia por temor a que su “hombría” quede en entredicho, lo cual propicia que no acudan con su médico familiar.
Esto a su vez, genera algún tipo de daño psicológico que se manifiesta por lo general con depresión y ansiedad, y puede ser tan grave que cause trastornos de personalidad al grado de que el afectado represente algún riesgo para sí mismo o para los demás.
Indicó que la disfunción eréctil es la incapacidad del pene, por su falta de rigidez, para alcanzar la erección y la plena penetración durante el coito, esto dijo, a consecuencia del sobrepeso y la obesidad que además de generar impotencia también dificulta las relaciones con su pareja.
Dijo también que en repetidas ocasiones la relación sexual de los que padecen sobrepeso u obesidad no se dan satisfactoriamente por cansancio o porque no existe una buena comunicación de pareja, lo que redunda en frustración y enojo.
Es evidente que el hecho de tomar medicamentos para bajar de peso no asegura que se mejore la relación sexual como se merece, por eso la importancia de conjuntar en esta cruzada nacional, ejercicio y disciplina alimentaria bajo un estricto control a través de PrevenIMSS. ASICh