Menu:

Buscar por fecha:

<   junio 2019   >
DomLunMarMieJueVieSab
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Comentando la noticia

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 21-02-2019 | [Imprimir]
Alfonso Carbonell Chávez

Guardia Nacional; la única alternativa


No sé, en verdad, si la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador, en el tema de combatir la inseguridad creciente en el país, la creación de la Guardia Nacional con mando
mixto como entiendo irá la propuesta final que se elabora en el Senado, sea la mejor para combatirla. De lo que sí estoy plenamente convencido, es la única alternativa viable para pacificar al país. Dicho en el término más amplio posible. Habría que anotar, que desde el último tercio del siglo pasado, la existencia de cuerpos policiacos tal y como los conocemos, jamás se vieron sometidos a una escalada criminal de la envergadura observada, sobre todo cuando nos remitimos digamos desde la aparición de grupos de narcotráfico como por ejemplo aquél de “Don Neto” o el más conocido en su tiempo Rafael “caro” Quintero, quienes allá por la década de los setentas controlaban el incipiente mercado de la droga en México. Ya el corrido del La banda del carro rojo de los Tigres del Norte, narraban el ingenioso tráfico de estupefacientes a la Unión Americana, que comparado con lo ocurrido años después, resultaba juego de niños. Pero no trato de hacer la génesis del narco en México, pero sí es el propósito, situar el tema que da pie y pretexto para la aparición estelar de las fuerzas armadas en el contexto de su combate.



Fue iniciada la administración de Felipe Calderón en la presidencia, que se le da la orden al Ejército Mexicano, iniciar sus incursiones para combatir el delito de narcotráfico y por supuesto, el desmantelamiento de los carteles de la droga empezando por capturar a los principales capos. Así y ya con una permanencia de más de diez años en las calles, elementos del ejército y la marina se han dado a la tarea no sólo de combatir al narcotráfico sino que por las necesidades que plantea la creciente ola delictiva en el país, de manera fáctica hoy realiza labores de combate a la delincuencia organizada que va desde el narcomenudeo hasta secuestros pasando por la trata de personas, cobros de derecho de piso, extorsión y etc. Es decir, si no de derecho sí de hecho las fuerzas armadas llegaron para quedarse. Es cierto que el debate permanente desde la aparición del ejército en esta guerra declarada por Calderón a los carteles de la droga, ha merecido un rechazo casi generalizado aduciendo la militarización del país y el grave riesgo de violación de los derechos humanos de la población. Sin embargo y ante la dimensión del problema que incluso hizo recular al propio Andrés Manuel respecto de regresar a los militares a sus cuarteles, ha tenido junto con su gabinete de seguridad, que replantar la inicial estrategia y ahora no sólo no se van a sus cuarteles sino que se quedarán hasta por un periodo de cinco años en tanto no, su propuesta de Guardia Nacional; primero se aprueba en el Congreso de la Unión para posteriormente y de manera gradual, las policías militar y naval ya existentes junto con los integrantes de la actual policía federal se consolidan. Amén claro está, que se ha abierto la convocatoria para que 50 mil jóvenes hombres y mujeres, se integren a la guardia nacional.



La reflexión entonces, debe transitar en considerar sí o sí; ante el alarmante crecimiento de grupos delincuenciales sumado a la delincuencia común que no debería serlo, el fracaso hasta hoy demostrado por las diferentes estrategias implementadas de menos los últimos doce años; además de los más de 230 mil muertos en dicho periodo, 30 mil desaparecidos, fosas clandestinas por doquier, crecimiento de secuestros, de trata de personas, de prostitución infantil, de feminicidios y por supuesto la metástasis sufrida en los carteles de la droga, la toma de decisiones para combatir este flagelo social, no puede esperar ni un minuto más. Porque es de entender pero mezquino compartir, que quienes desde la oposición más por fines políticos que por causas legales y tácticas se oponen a ultranza, no toman con responsabilidad el grave tema de la creciente violencia. Calculan con el cu…ento de que lo hacen para no militarizar al país cuando ellos, los prianistas, son el origen de esta cruel guerra. Así entonces, ya no hay tiempo que perder porque cada minuto que pasa, una vida se pierde.



En el caso de nuestra entidad, no nos podemos llamar a sorpresa sobre el tema ya que acompañando al nuevo gobierno, y quizás solo quizá por ingrata coincidencia, la creciente ola de delitos de todo orden lo está poniendo a prueba. Por ello me es inconcebible leer, cómo se desgarran las vestiduras ante la posibilidad que dicha guardia nacional sea aprobada en estos días, y gritan como condenados que, si los derechos humanos que la militarización, repitiendo como loros lo que escuchan y ven en televisa. Pero no son capaces de mirar más allá de sus narices y oler la sangre que ha corrido por tener una policía lo menos incapaz, ignorante de los derechos humanos, bajos salarios, sin equipo ni armas y bueno ni siquiera uniformes decentes. Cuando no y es más grave, inmersos sobre todo sus mandos en una espiral de corrupción y ligas cómplices con grupos delincuenciales. Por ello mismo y por la paz, creo es urgente como imprescindible que los legisladores federales en el Senado y la Cámara de Diputados, no dilaten más su creación porque lo menos que le pueden dar al presidente estimo, es el beneficio de la duda. Así creo: La Guardia Nacional; la única y viable alternativa. Me queda claro.



Ya de salida



No me acaba de cuadrar y lo digo con respeto, el discurso del gobernador Rutilio Escandón Cadenas y no es que le falte razón en eso de; créanmelo, se acabó la corrupción; yo quiero que nos vaya bien a todos; y se los repito todas las veces una y otra vez a mis colaboradores que hay que portarnos bien y etc., etc.; de que se acabó el influyentísimo, el compadrazgo y no me lo quieren creer y ahí me dicen; que es su amigo que viene de su parte y por eso, aunque me disculpo, pero tengo que repetirles que eso se acabó. Y bueno no es, como dice él, que sean solo palabras sino que son principios y acciones que está tomando. Y mientras tanto en Tapachula, asaltan a un comerciante y matan a dos policías y más acá, los bloqueos carreteros de normalistas que reclaman pase automático. Dialogan con el gobierno y lo que les ofrecen dicen, es desaparecer las normales. Los feminicidios no lo son en Chiapas. Y en la Ciudad de México trasciende, medio centenar de ex presidentes municipales de Chiapas por cierto del partido verde, son cuestionados por funcionarios de la Auditoría Superior de la Federación de presuntos desvíos de partidas federales en el trienio anterior. Creo e insisto, mucho le agradecería la sociedad chiapaneca sí, en una de esas, además que cada mañana se reúne con su gabinete de seguridad igual que lo hace el presidente López Obrador aunque un poquito más tarde, al menos una vez por semana propongo sean los lunes, convoca a conferencia a la prensa (la seria no de celulitis je), para que de viva voz nos diga la marcha del estado y cómo le está haciendo frente a los problemas. Creo que eso despresurizaría al propio gobierno y en una de ésas, encuentra a una sociedad más solidaria y empática, al percatarse que su gobierno realiza los mejores esfuerzos para salir adelante. Y como reitero no doy consejos, sirva como una humilde aportación….// ¡Me queda claro! Salu2.