Menu:

Buscar por fecha:

<   enero 2019   >
DomLunMarMieJueVieSab
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Código Nucú

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 08-01-2019 | [Imprimir]
César Trujillo

Canal para “limar asperezas”


Las discrepancias entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que se agudizaron en las redes sociales y se regaron como un
puñado de pólvora mal interpretada en algunos de los casos, deben sanearse por el bien del país. Lo sabe el gobierno federal y lo tienen presente los liderazgos dentro de la insurgencia: que celebró sus 25 años hace algunos días con un discurso fuerte y claro.
Por eso nada descabellada es la idea del senador Eduardo Ramírez de solicitar al Senado de la República la constitución de un canal de interlocución que permita brindar la atención y gestiones necesarias al EZLN, y sobre todo que ayude a que se pondere el diálogo y se evite la polarización de los temas que en nada benefician a la entidad y mucho menos a nuestro país, sobre todo en estos momentos.
Tras esto, dos son los chiapanecos que podrían ser llamados para ser los artífices de esta encomienda desde su espacio como políticos de la Cuarta Transformación: uno, el propio Eduardo Ramírez Aguilar quien lanzó la idea; otro, Zoé Robledo, quien se mueve en el círculo de Gobernación del propio AMLO.
Ambos conocen el tema bien y tienen las tablas políticas, ahora falta ver si el EZLN está interesado en dicha propuesta. Los dos saben perfectamente lo que subirse a este tema significa: el error podría ser la tumba política inesperada (que en el argot político se identifica plenamente); el acierto, un tanque de oxígeno y una mejor posición mediática y estratégica dentro del círculo cercano al propio presidente de México, el empujoncito y los sueños más claros, sobre todo porque a ambos les salta el corazoncito por ser gobernadores de Chiapas.
Cierto es que no será tarea sencilla convencer al EZLN de participar en una mesa de diálogo donde se limen asperezas (saben bien lo que significa): esto tras el mensaje donde se oponen férreamente a los megaproyectos federales (cosa que debemos señalar no es nueva, basta consultar sus comunicados para saber de ello).
Los zapatistas saben perfectamente que para poder fijar una postura y ser escuchados se requiere más que un pasquín o un panfleto. Para ello deben plantear su visión sobre los proyectos a los que se oponen y qué mejor maneraque desde un espacio en donde puedan expresarse en otros escenarios internacionales, donde puedan verter las ideas y se puedan exponer cada uno de los factores que abanderan a estas propuestas.
La cercanía que tiene Zoé Robledo con Andrés Manuel es sabida por todos. El papel que juega y el mismo pasado en el que su padre, el exgobernador Eduardo Robledo Rincón estuvo inmerso en este tema, donde fue sacrificado para que el EZLN aceptara el diálogo con el gobierno de Ernesto Zedillo, están ahí y hoy, curiosamente, lo colocan a él en esa rueda de la fortuna con la posibilidad de dar un giro a la historia y cambiar el rumbo: recordando que ésta es cíclica en sí misma.
Lo mismo pasa con la simpatía que goza Eduardo Ramírez Aguilar del presidente y que lo llevó a ser senador por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), y al que desde el Senado mantienen en posiciones estratégicas y le permiten caminar consolidando sus proyectos personales. Como ahora, por ejemplo, que ocupa la Comisión de Gobernación y Justicia en este primer receso, y que ser interlocutor le daría un plus si logra su cometido, dándole el visto bueno del propio AMLO y ponderando estos seis años para fortalecer su proyecto político.
Ambos podrían ser los mediadores, los hombres que carguen la consigna de que esa ruptura que se vislumbra no se dé a manos llenas y que creen los canales que se requieran sin poner en riesgo la autonomía del EZLN y el desarrollo que ha manifestado llegará con los proyectos el nuevo gobierno.
Si México quiere hablar de democracia es tiempo de que se tomen en cuenta los pueblos originarios. Sin ellos no hay nada. Para eso urge encontrar los caminos que detonen la paz social, que fomenten la armonía y que permitan que seconsensen los problemas y la incompatibilidad de ideas, que es lo que ahora importa.
Seguramente el presidente de México y su equipo de trabajo están ya valorando esta propuesta. Seguramente uno de estos dos políticos estará inmerso en esa nueva travesía, o acuerpando a quien lo haga, y usted y yo podremos juzgar su papel en ella.

Manjar
El municipio de Oxchuc se sacudió a los partidos políticos y elegirá a sus autoridades por usos y costumbres. Esperemos y eso permita que los dos bandos que traen una pugna se calmen y sea el pueblo, bajo la sabiduría de sus viejos, bajo el respeto de las tradiciones, lo que se imponga y se quiten las manos que gustan de mecer la cuna. Ya basta de derramamiento de sangre bajo la imposición de partidos que no representan nada en los pueblos originarios. Hemos visto que trastocar las hegemonías de estos pueblos ha salido caro y Manuel Velasco lo sabe.Ahora veremos cómo pinta todo con esto. #TiemposDeCambio // “La tierra es un sólo país, y la humanidad son sus ciudadanos”. Bahá’u’lláh. #LaFrase // La recomendación de hoy es el libro Así se domina el mundo: Desvelando las claves del poder mundial de Pedro Baños y el disco Evil Empire de Rage Against The Machine. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

Contacto directo al 961-167-8136

Twitter: @C_T1

Mail: palabrasdeotro@gmail.com