Menu:

Buscar por fecha:

<   enero 2019   >
DomLunMarMieJueVieSab
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Artículo único

Categoría: Portada | Colocada por: ASICH | Fecha: 05-01-2019 | [Imprimir]
Angel Mario Ksheratto

Cuando Sinar tuvo la certeza


“A mí no tardan en quebrarme el culo”, me dijo Sinar Corzo a la salida del edificio de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, ante cuyo titular, Juan Oscar Trinidad Palacios, pugnaba
por lograr una recomendación contra el gobierno del Estado y el Ayuntamiento, tras haber sido detenido ilegalmente por órdenes del alcalde de su natal Arriaga, Noé López Duque Estrada, durante las manifestaciones de inconformidad por la falta de suministro de agua potable, la nula prevención de enfermedades virales, conclusión de obras de drenaje y la no demolición del antiguo mercado de esa ciudad.
Hasta ese día, Trinidad Palacios, —hoy presidente del Supremo Tribunal de Justicia—, se negaba a reconocer las graves violaciones a los derechos de Sinar y otros ciudadanos vejados por la Policía Municipal; por el contrario —me contó—, el ombudsman, le recomendó “llegar a un arreglo económico” con López Duque,advirtiéndole que si insistía, podría “enojar al jefe” (Manuel Velasco, gobernador en turno) y en lugar de una recomendación, obtendría una celda en “El Amate”, la cárcel de alta peligrosidad preferida por los gobernadores para castigar a sus críticos y opositores.
—¡Te lo dije, cabrón —me gritó unos meses después, desde su mesa en una de las cafeterías detrás de la Catedral de San Marcos—, Raciel (López Salazar, entonces Fiscal) ya me armó un expediente dizque por abigeato, tráfico de drogas y cuanta mamada se las haya ocurrido!
En la corta plática de ese día, volvió a reiterar su temor a ser asesinado. Casi su certeza de que así sería. Algunos afines a la administración manuelista, le calificaban de “loco”, “mariguano”, “drogadicto”, “desestabilizador social”, “agitador profesional”. Pero eso, le tenía sin cuidado; se reía con cada epíteto y fruncía las cejas cuando mencionaba el nombre del alcalde que le había puesto tras las rejas, sin ninguna justificación.
Y es que Sinar Corzo Esquinca, tocó intereses político-económicos de personajes locales y estatales. Frustró negocios turbios y truncó ambiciones personales. No fue un líder social en oferta, ni un activista inclinado al dinero fácil. En pocas palabras, fue desde inflexible, hasta irascible, si así lo ameritaba el caso.
De esa forma, puso en enojo desde al alcalde, hasta al gobernador, pasando por lo los diputados de su distrito, el Poder Judicial, la CEDH y empresarios que no pudieron concretar jugosos negocios en Arriaga, donde la violencia tiene años de haberse enraizado, sin que ninguna autoridad, ni pasada ni presente, haga algo para garantizar la seguridad de sus habitantes.
De pronto, la inseguridad en ese municipio y la franja fronteriza con Oaxaca, se convirtió en matadero de gente, en su mayoría, inocentes. Conocedores del origen de la violencia extendida ahí y en municipios oaxaqueños, descartan de bote pronto que el cobarde asesinato de Sinar, sea producto de ésta. Porque no se trató de un intento de robo, sino de una ejecución directa, específica. No fue un ajuste de cuentas, ni un cobro “por deudas de drogas”, como de inmediato empezó a especularse en los círculos contrarios a la lucha social de la víctima.
El crimen amerita una investigación, primeramente, imparcial; seria, responsable, sin sesgos ni prejuicios y sin la menor de las parcialidades encubridoras. Esto, porque quien o quienes estén detrás del asesinato de Sinar Corzo, han enviado un mensaje mortal que no debe tener cabida en Chiapas. Y menos, en el México que pintó Andrés Manuel López Obrador en su discurso de toma de protesta: ni un activista social, ni un periodista, ni un defensor de los derechos humanos, serán encarcelados o asesinados. ¿Será Chiapas la excepción? ¿O acaso, el inicio de la exterminación de hombres y mujeres libre-pensantes del país?

Transitorio
Quien ya puso sus barbas en remojo es el alcalde de Tapachula, Óscar Gurría, al poner en marcha un plan de seguridad ambicioso, en el que participan, desde policías municipales, hasta el Ejército. Es, explicó el propio Gurría, una Mesa de Seguridad que incluye el respaldo efectivo para garantizar que ningún ciudadano sea víctima de la delincuencia y que tampoco esté bajo riesgo por prácticas ilegales, incluido el ambulantaje.
Por lo pronto, cuerpos de seguridad coordinados, vigilarán con ojo de águila el primer cuadro de la angustiada “Perla del Soconusco” y se espera que en los días subsiguientes, el anillo de seguridad, se extienda a toda la ciudad y mejor aún, cubra toda la franja fronteriza con Guatemala, donde anidan bandas de extorsionadores, que parecen, hasta hoy, no tener miedo a las autoridades.
Lo anterior indica que el doctor Gurría, ha atendido reclamos y exigencias y por lo tanto, se apresta a tomar el toro por cuernos y rabo; falta que se deshaga de personajes de pasado negro, para completar su cometido. Falta eso. Sí.