Menu:

Buscar por fecha:

<   junio 2019   >
DomLunMarMieJueVieSab
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Código Nucú

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 16-12-2018 | [Imprimir]
César Trujillo

Los de confianza del gobernador


Cada gobernador tiene gente en la que confía ciegamente en su sexenio. Hombres y mujeres que los conocen, y con quienes comparten su visión política y la del mundo. Son
éstos quienes frenan los embates que les llegan, son los que dan solución a un sinnúmero de problemas sin siquiera figurar y que, eso sí, siempre están muy cerca para lo que se ofrezca.

En el caso del gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, los nombres de esos personajes son bien conocidos por todos. Los vemos ya ocupando espacios estratégicos en este nuevo sexenio a muchos. Uno de ellos, por ejemplo, es Julio César Rincón, quien tiene en sus manos la tarea de rescatar el Instituto de Comunicación Social del gobierno del estado y que se ha rodeado de un grupo de comunicadores que conocen del tema.

Conocí a Julio allá por el 2007 en el periódico Cuarto Poder, cuando él se desempeñaba como reportero y yo coeditaba en la Sección B. Las muchas veces que nos tocó intercambiar palabras fue entre pasillos o en la misma sala de redacción donde bromeamos e intercambiamos ideas sobre la forma en que ambos veíamos el panorama político de ese tiempo.

Recuerdo que en esas fechas yo empezaba a redactar reportajes y notas, empezaba a entender cómo se debía realizar una entrevista. Muchas de mis dudas para la construcción de la nota informativa me fueron resueltas por Julio Rincón, Tato Noriega y por el mismo Abenamar Sánchez (a quienes les guardo un cariño especial).

De Julio puedo decir que siempre se mostró firme en su ideología y siempre siguió de cerca los pasos de Andrés Manuel López Obrador y los del mismo Rutilio Escandón, cuando ambos militaban en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) desde donde afianzaron una amistad que se ha fortalecido con el paso de los años y que lo tiene hoy como uno de los hombres de toda la confianza del gobernador chiapaneco.

Por ello, me atrevo a decir que quienes piensen que Julio va a estar sólo despachando desde Icoso se equivocan de antemano, pues la relación que mantiene con el gobernador lo hace tomar partida en otras cuestiones que Rutilio Escandón requiera. Digo, ¿a quién si no a un hombre incondicional se le pide que se encargue de asuntos relevantes o de temas exclusivos?

Porque sentando los puntos sobre las íes, si hay quien conozca perfectamente a Rutilio Escandón Cadenas y sepa cómo debe de actuar, si hay quien tenga claro cada uno de los movimientos del gobernador, y pueda incluso leer anticipadamente lo que viene, si hay quien tenga clara la lectura de cómo deben alinearse mediáticamente para estar en sintonía con el presidente López Obrador, ese es Julio.

De forma personal me da gusto que un hombre como Julio César Rincón forme parte de este nuevo gobierno y que tenga la oportunidad de mostrar su capacidad en el rol que le toque jugar, sobre todo porque conoce el medio y entiende lo que se requiere. El Instituto de Comunicación Social debe dejar de ser la caja chica en la que la convirtió José Luis Sánchez que hizo y deshizo.

Es muy pronto, lo sé, para juzgar el actuar de cada uno de los miembros del actual gabinete, sobre todo con el desastre que dejó el gobierno de Manuel Velasco Coello y su camarilla de ladrones. No será fácil poder zurcir y reconstruir todo, pero hay mujeres y hombres que, motivados por la fe de la Cuarta Transformación (que tiene sus errores, sí, como todo), están por tratar de corregir las cosas.



Manjar

Esos que andan queriendo mostrar al exsenador verdeecologista Luis Armando Melgar Bravo como interlocutor de Banco Azteca con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, sólo porque es el nuevo presidente de la Banca de Gobierno, cuya división buscará expandirse hacia nuevas áreas de negocio en el sector público, bájenle dos rayitas. Melgar trabaja para el Grupo Salinas y es parte de la iniciativa privada. Si tuviese jugada real estaría en el gabinete como Zoé Robledo, como Eduardo Ramírez, como Sasil o como su hermano Yamil, y no buscando seguir en los reflectores que no son lo que quiere vender. Los espejitos ya no se los compra nadie. #MásClaroNiElAgua // “Los políticos siempre hacen lo mismo: prometen construir un puente aunque no haya río”. Nikita Jruschov. #LaFrase // La recomendación de hoy es el libro Romancero gitano de Federico García Lorca y el disco King Of The Delta Blues de Robert Johnson. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.



* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.



Contacto directo al 961-167-8136