Menu:

Buscar por fecha:

<   noviembre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Se suma el IMSS Chiapas al día mundial de la prevención de la espina bífida

Categoría: Portada | Colocada por: ASICH | Fecha: 29-10-2018 | [Imprimir]
En el marco del día mundial de la prevención de la espina bífida, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Chiapas, exhorta a tomar medidas de prevención a mujeres embarazadas para la detección oportuna, ya que es un defecto congénito en la columna vertebral, es decir, los bebés nacen con tal afección y tiene diferentes causas; se denota porque existe una alteración en la parte de la espalda.
Existen varias formas de identificar este padecimiento, pero lo ideal es el control prenatal, si la madre lleva un adecuado control se puede detectar, la manera más común es a través de un ultrasonido, en el cual se podría identificar si la columna vertebral del bebé no está cerrada completamente, dijo el neurocirujano del Hospital General de Zona (HGZ) No. 1 del Seguro Social de Tapachula Francisco Velázquez Robledo.
Agregó que en ese momento se identifica si existe algún problema, por ejemplo en un tejido o estructura del sistema nervioso. Una vez teniendo el ultrasonido se pueden realizar algunas otras pruebas como puede ser en sangre con una sustancia que se llama alfa-fetoproteína, para conocer si existe una anomalía congénita, que tiene una especificidad de 91%.
El especialista mencionó que una vez diagnosticado el padecimiento, en tiempo prenatal, se tiene que planear el nacimiento, porque debe ser forzosamente por cesárea, ya que por la vía natural puede llegar a perjudicar al producto.
Al momento del nacimiento se valora el daño del menor a través de estudios de imagen como la resonancia magnética o la tomografía para determinar en qué condiciones se encuentra. Una vez diagnosticado se está en posibilidad de realizar una cirugía, sólo para limitación del daño, ya que no es curable.
Lo recomendable para evitar casos de espina bífida es que la madre ingiera ácido fólico tres meses antes de embarazarse y los tres primeros durante el embarazo, para prevenir las malformaciones en el producto. ASICh