Menu:

Buscar por fecha:

<   noviembre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

En la Mira

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 24-10-2018 | [Imprimir]
Héctor Estrada

Guerra intestina por el relevo en la UNACH


A sólo un par de meses para que concluya el periodo de Carlos Eugenio Ruiz Hernández al frente de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), los destapes, golpeteos mediáticos y guerra
sucia se han endurecido al interior de la máxima casa de estudios. Son varios los nombres que han saltado a la “baraja de posibilidades”, pero ninguno de ellos se ha formalizado hasta el momento.
Hasta hace unas semanas el foco de los ataques se mantenía centrado sobre la figura del actual rector y sus supuestas intenciones de reelección. Se señaló al entonces secretario general de la UNACH, Hugo Armando Aguilar, como presunto orquestador de la guerra sucia contra Ruiz Hernández; y las consecuencias del golpeteo entre ambos liderazgos fueron prácticamente inmediatas.
Se trata de dos personajes directamente relacionados con la crisis financiera que hoy atraviesa la universidad. Y es que, de acuerdo a datos de la Secretaría de Educación, la UNACH registra actualmente una deuda superior a los mil 690 millones de pesos. Es la tercera deuda universitaria más elevada del país, tan sólo superada por la Universidad Veracruzana y la Universidad Autónoma de Zacatecas.
La Autónoma de Chiapas ha registrado uno de los sobreendeudamientos más estrepitosos de los últimos tres años. Pasó de una deuda de 300 millones de pesos al cierre de la administración de Jaime Valls Esponda (en 2014) a una vigente de casi mil 700 millones de pesos, según constan en diversas documentos oficiales.
Apenas en octubre de 2017 el Sindicato de Trabajadores de Confianza (Sitracounach) acusó a la administración de Carlos Eugenio Ruiz por el presunto desvío de mil millones de pesos que debían destinarse al pago de diversas prestaciones laborales en materia de salud y vivienda. Se trataba de cuotas ya descontadas vía nomina a los trabajadores universitarios, pero que no habían llegado a su destino final.
Los jaloneos entre ambos terminaron sacándolos de la contienda. La renuncia al intento de reelección por parte de Carlos Eugenio Hernández vino acompañada casi de manera inmediata por la renuncia de Hugo Armando Aguilar a la Secretaría General y sus propias aspiraciones a la rectoría. El aparente autodescarte de los dos ha dado paso a la aparición de nuevos rumores y aspirantes dentro de las posibles postulaciones.
A la palestra han saltado nombres de investigadores y académicos como Jorge López Arévalo y Carlos Rincón Ramírez; lideres del Spaunach como Indra Toledo Coutiño y Ariosto de los Santos; viejos conocidos de la política local como José Antonio Molina Farro y Eduardo Campos Martínez, además de personajes bastante turbios del actual sexenio como Enoc Hernández Cruz y Juan Carlos Gómez Aranda.
La aparición de los últimos dos ha encendido las alertas tanto dentro como fuera de la Autónoma de Chiapas. El paso de Gómez Aranda por la Secretaría General de Gobierno se caracterizó por la incapacidad para resolver problemas y la omisión del Estado respecto a diversas violaciones a los Derechos Humanos. Los antecedentes de Enoc Hernández son prácticamente del dominio público.
Las irregularidades de Hernández Cruz han sido su sello distintivo durante su transito por las dependencias estatales. Convirtió al Icatech en una agencia de colocación para sus familiares y amigos, así como en una fuente de financiamiento para su partido Mover a Chiapas. Sin olvidar su protagónica participación en el cochinero electoral reciente… Enoc ha sido alfil del actual gobierno para orquestar y operar las más oscuras bajezas. Por eso la sola insinuación de proponerlo como candidato desata la más profundas preocupaciones.
La UNACH ha padecido durante los últimos años uno de sus más difíciles letargos y quebrantos. Hoy requiere de personas con legitimidad y preparación para reactivar su engranaje como semillero de la investigación, el desarrollo y las nuevas generaciones de profesionistas en Chiapas. Si Rutilio Escandón tendrá injerencia definitoria en la elección posee ahora una gran oportunidad para comenzar a cambiar las cosas por el bien de la entidad… así las cosas