Menu:

Buscar por fecha:

<   octubre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Comentando la noticia

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 11-10-2018 | [Imprimir]
Alfonso Carbonell Chávez

Y ahora ¿qué sigue?


En Chiapas si no nos ha pasado todo, entonces no nos ha pasado nada.
Desde que inició este desastroso sexenio verde del imberbe Manuel
Velasco Coello, las expresiones de descontento social no han dejado de
estar en las calles, carreteras, edificios públicos y en algunas voces
libres y comprometidas con los chiapanecos. Lo que ahora estamos
viendo con el tema de la burocracia gubernamental, no es tema nuevo ya
que el saqueo de las arcas estatales han venido afectando a este
importante sector y ahí están las reformes de ley que se han operado
desapareciendo fondos como el del seguro mutuo, y como eso, un sinfín
de prestaciones que les han jineteado con eso de no tener un sindicato
legalmente registrado, producto de una jugarreta gubernamental que
auspicio un presunto conflicto entre grupos encontrados que no
reconocían cada uno, a la dirigencia que según estos habrían ganado.
La toma de nota jamás se dio y un tribunal Burocrático al servicio del
gobierno, convino alargar el litigio con las consecuencias que hoy los
tiene -literal- en la calle a los trabajadores.



No enlistaré, por razones de espacio, uno a uno los conflictos que a
nivel estatal hoy se gestan y los que están en vísperas ante la
inacción y respuestas del gobierno. Manuel Velasco dijo, que en su
decisión de pedir licencia al senado y regresar a gobernar Chiapas,
ponderó su compromiso con los chiapanecos dando la cara y concluyendo
su obra de frente a sus paisanos. Y no podría caber más cinismo de
Manuel, cuando propios y extraños le señalan al mandatario sustituto,
el nivel de depredación de recursos estatales que insisto, tienen las
arcas del estado quebradas y por ello es que no pueden cumplir con
retroactivos y aguinaldos de miles de trabajadores, pero eso sí, la
tentación de reprimirlos y encarcelarlos, está latente en su mente
enferma de poder. En Chenalhó, comunidad indígena que ha vivido en
conflicto permanente y agudizado por el poselectoral en 2015, los ha
llevado a matarse entre hermanos ya que el ejemplo de corrupción e
impunidad los ha contaminado a grado tal, de matar o morir por
detentarlo. En San Juan Chamula, pareciera lejos en la memoria pero
apenas años atrás y en este mismo sexenio de la muerte, también por
disputas partidistas por el poder, mataron a su presidente a balazos
en el propio palacio municipal. También parece olvidarse, que un grupo
importante de empresarios se armaron de valor para exigirle al
gobernador Velasco les pagaran por insumos, obras y servicios
prestados. Una vez más la razón de la fuerza se impondría a la fuerza
de la razón. Es decir “Hemos sido tolerantes hasta excesos
criticables”. MVC.



Y así y más así, maestros interinos reclaman violentamente incluso, se
les pague sus salarios ya devengados. En varias zonas del estado el
cierre de carreteras con las consiguientes afectaciones a la vida
económica, siguen a la orden del día. No se diga la aparición de
grupos civiles armados que atacan a los policías municipales y
desarman, ante la ausencia de cumplimiento de obras y el visible
aumento de violencia. La pregunta así y ahora ¿qué sigue? es lo mínimo
que alcanzo a plantear porque mientras esto pasa en Chiapas, el
sustituto de sí mismo, se pasea orondo en la entidad y lo mismo
inaugura un aula en Comitán que entrega uniformes verdes ¡chinga pos
que no entendió!, como si su partido y gobierno pudieran representar
nada. Asco y desprecio es probable.



En Chiapas, es triste reconocer, la ley es letra muerta. En tanto la
Cuarta Transformación anda en la NASA y desde el espacio nos informa
su plan de gobierno. Espero que no resulte premonitoria la ida de
Rutilio Escandón a la agencia espacial estadounidense, digo de ahora
que inicie su gobierno andará en la luna ante los problemas de Chiapas
por lo que pregunto; cuál el papel de un gobernador electo ante la
crisis que su entidad presente durante el periodo de transición.
Porque cierto es que aún no entran en funciones empero, “tons’ qué
pitos tocan”. ¿Aguantan callados y al pueblo que se lo lleve la
tristeza? ¿Habrá alguna cláusula que les prohíba abrir la boca ante
asesinatos, violencia, represión y evidentes casos de corrupción?
Porque el que no tengan dinero para pagar a los burócratas, no tiene
otra explicación de que lo robaron. En fin. Así entonces la pregunta
mínima que surge; Y ahora ¿qué sigue? Me queda claro.



Ya de salida (#3de3)



A propósito de voces que se pronuncien ante los temas de Chiapas,
surge la interrogante sobre del papel del Congreso local, bueno por lo
menos de los diputados de Morena digo, quienes son parte del cambio y
que los votantes les dieron la potestad de representarlos, insisto qué
papel juegan. Porque ante los problemas y me quedo con la burocracia,
no he escuchado voces que se pronuncien a favor de los trabajadores
pero tampoco contra del gobierno que les debe. No hay una exigencia
real de los llamados partidos de oposición que como Morena, porque hoy
aún lo son en este gobierno PRI-Verde de Manuel Velasco. Mucho menos
que lo llamen a cuentas para que explique por qué de la crisis
financiera que no da ni para pagar sueldos, mucho menos retroactivos y
aguinaldos. De que Manuel sustituto hay publicado un comunicado dando
garantías que se pagarán aguinaldos, no creo que los burócratas ni
nadie en esta entidad, pueda dar crédito a su palabra porque nunca la
ha cumplido. Eso sí, se le señaló hasta la saciedad no invertir
millones en el dizque “Foro Chiapas” que se mandó a construir sólo
para que lo tirara un caballo, dilapidando recursos cuando en los
hospitales no había medicinas. Espero por el bien de Chiapas y de sus
4.2 millones de pobres, que la cuarta transformación en Chiapas no
vaya resultar reversa. Diputados ¡ustedes tienen la palabra!...// 2.-
Por cierto hablando de medicinas, un evento alentador en la mar de
fraudes electorales y de todo tipo que resulta lo menos refrescante,
es el triunfo de una planilla sindical que contendió contra el
cacicazgo que por más de una década, habría estado en manos del líder
sindical del sector salud José Luis Díaz Selvas. Así y encabezando la
planilla ganadora, resultó una enfermera que durante el paro que
realizaron en el Hospital Pascasio Gamboa de la capital tuxtleca, ello
por la falta de médicos, medicinas, aparatos y problemas de corrupción
que denunciaron, fue encabezada decía por una enfermera que junto a
otras valientes compañeras, mantuvieron una larga huelga de hambre
incluso cociéndose los labios en protesta por el incumplimiento. Así
María de Jesús de los Santos mejor conocida como “Chusita”, se alzó
con la victoria. Mucho por delante en un sector muy lastimado y en
donde la corrupción en este sexenio se ha enseñoreado en perjuicio de
toda la sociedad. ¡Felicidades!...// 3.- “Mal empieza la semana para
quien ahorcan en lunes”, y esta frase bien podría acomodar al alcalde
conejo Carlos Morales Vázquez, cuando al tomar posesión y ya sentado
en la silla palaciega, se empieza a dar cuenta con documentos en mano,
que las pasada administración de Fernando Castellanos y Carlos Molano,
han dejado al municipio en bancarrota. Así de entrada el problema del
pago de aguinaldos por más de cien millones de pesos, no hay en cuenta
las provisiones que de acuerdo al procedimiento, deberían haberse ir
acumulando mes a mes. Pues no, no los hay y el tema se le puede
complicar a Carlos. Por cierto ya salió a decir que resolverá el tema;
cómo, no lo dijo pero aseveró que lo resolverá. Bueno no es cuestión
de fe empero sí es de justicia se le conceda el beneficio de la deuda,
perdón duda. Pero también dijo y lo dijo fuerte para que se escuche
lejos, que empezará por cancelar las plazas que indebidamente se
basificaron a personal de confianza. Pero el alcalde acepta que el
municipio se encuentra saqueado digo yo, no será sólo o no bastará
para los propios trabajadores del municipio ni para los tuxtlecos que
vivimos la derruida ciudad, que acepte lo que para todos es evidente.
Debe eso sí, tomar acciones legales contra de los posibles
responsables de que el ayuntamiento de Tuxtla, le deba a todo mundo
empezando a sus propios trabajadores. Así entonces pregunto al
respetable; ¿se impone una auditoria pública a la administración
saliente que dé señales de confianza y transparencia a esta nueva
administración morenista? Qué dice el público… ¡se impone! ...// ¡Me
queda claro! Salu2.