Menu:

Buscar por fecha:

<   noviembre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Código Nucú

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 11-09-2018 | [Imprimir]
César Trujillo

Excesos gubernamentales


El emperador Valentiniano tenía de mascotas dos osas. Ambas enjauladas junto a su dormitorio: una se llamaba Inofensiva y la otra Lentejuela dorada. Augusto, por su parte, gustaba de los
cuervos y los loros; Tiberio presumía a su serpiente que, cuentan, alimentaba con su propia mano, y el gran Nerón poseía una pantera a la que llamó Febea. La historia, pues, nos ha enseñado que los gobernantes gustan rodearse de animales a los que les transfieren poder.
Y no lo tome a mal, recuerde que Calígula adornaba a Incitatus, su caballo al que un mito afirma que convirtió en Senador, con mantas púrpuras que era del color propio del César. Es más, a los banquetes asistía el equino como anfitrión y los senadores y grandes dignatarios romanos debían tratarlo como su igual para no desatar la furia de su señor.
De ahí que los excesos siempre hayan sido, y sigan siendo, parte de los mandatarios: tienen esa peculiaridad de pasar a la historia por sus desaciertos. Basta recordar al mismo Honorio que tenía una gallina a la que puso de nombre Roma y que su amor ciego por el ave fue tal que cuando los godos invadieron la ciudad, y el emperador fue alertado, suspiró al saber que lo que caía a pedazos era Roma y no su mascota.
Ahora los tiempos son otros y los gobernantes han cambiado las mascotas por algo menos extravagante y llamativo: sus leales servidores a los que les pagan con puestos de elección popular, instituciones para saquear a su antojo o exhibiciones en donde se ridiculizan hasta los extremos sin importar nada más que seguir enquistados o prendidos de la teta para mantener a su familia, a la que tampoco tienen empacho en exhibir.
Casos en Chiapas hay muchos: como el del propio Óscar Ochoa Gallegos, actual secretario del Trabajo y hermano del gobernador por siete días, quien se atrevió cantarle El Rey a Manuel Velasco Coello en un evento sin importar el tamaño del ridículo que le llovió en redes, pues un mandatario es un servidor público, un empleado pues. O bien, el mismísimo Luis Humberto Morales, mejor conocido con el mote de El Bala quien, dicen, tiene injerencia en el gobierno sin andar de marrullero.
Sí, se trata del mismo jovencito que tras no poder resolver uno de los caprichos inmediatos del gobernador recibió una cachetada al puro estilo feudal que dio la vuelta a las noticias en el país hace un tiempo ya. Sí, el mismo que reapareció junto a Manuel Velasco en un templete para devolver la cachetada a su góber como muestra de que entre ellos fumaban la pipa de la paz y eran muy “amigos”.
Y no se mencionaría el nombre de éste personaje de no ser porque los rumores lo andan acomodando, como pago de favores o qué sé yo, en alguna de las vacantes que están buscando dejen libres algunas de las mujeres a las que quieren usar de Juanitas y que van más allá de ese discurso cínico del mismo mandatario que viola las leyes por lado y por otra quiere fungir de paladín.
No es para menos el favor, pues con un perfil bajo El Bala se ha encargado de operar desde Casa de Gobierno las elecciones que apenas pasaron. Ahí citaba a los políticos, desde ahí despachaba en una búsqueda de anonimato y repartía instrucciones. Quienes lo han tratado aseguran que pese a su corta edad es efectivo en el cumplimiento de las órdenes (cuando le conviene). Y eso sí, leal a Manuel que sabe que son pocos los esbirros con los que puede contar.
Por eso todo puede pasar en un Chiapas donde el mismo mandatario es gobernador con licencia, senador con licencia y gobernador sustituto de sí mismo. El Bala podría terminar siendo legislador o incrustado en algún otro puesto donde juegue al oligarca con sus empleados, o con alguna dependencia que pueda sangrar a su antojo.
Y pues bueno, el realismo mágico que aplasta a nuestro estado nos ha llevado a ver de todo: a un Manuel Velasco que se pasea libre y confiado de tener la venia del presidente electo e, incluso, de que a través del amasiato PVEM-Morena los dados se carguen de otro modo en el 2024 (aunque se crea que falta mucho). Ya veremos si lo del Bala trasciende o se apaga como muchos de los rumores que el mismo Güero ordena que suelten para poder desviar la atención de otros temas.

Manjar
Tras la exhibida en medios nacionales y locales por la intentona de querer quitar de sus puestos de elección popular a candidatas electas, convirtiéndolas en las nuevas Juanitas, a varios no les quedó de otra que emitir un pronunciamiento y venderse como garantes del respeto por las leyes. Curioso caso, debo señalar, porque son muchos de esos mismos que ahora se pronuncian como los defensores de lo que ellos mismos han creado. Esperemos que ahora sí se respete el principio de paridad #Gandayas // “La corrupción raras veces comienza por el pueblo”. Montesquieu. #LaFrase // La recomendación de hoy es el libro Las conspiraciones contra Hitler de Danny Orbach y el disco No Remorse de Motörhead. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.