Menu:

Buscar por fecha:

<   octubre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

La violencia más allá de las palabras

Categoría: Cultura | Colocada por: ASICH | Fecha: 03-08-2018 | [Imprimir]
El cuerpo puede fungir como una herramienta universal en el teatro y bajo esta idea es como Paola Vidal da vida a “Resománica”, propuesta escénica en el que el movimiento corporal es el vínculo principal para crear un diálogo con el espectador.


Sin palabras de por medio en “Resománica”, Paola Vidal —en compañía de Javier Rodríguez— se instala en el escenario del teatro Jaime
Torres Bodet con una pequeña temporada en la que, además de exponer reflexiones sobre la violencia, se suma a la causa social, ya que las funciones son a beneficios de las asociaciones civiles “Arte A.C.” y “Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo A.C.”, organismos que abogan por los derechos humanos.

“’Resománica’ apuesta por el uso de la teatralidad sin la aplicación de la palabra, la acción del cuerpo y su sonoridad —además de los recursos escénicos como la música y la escenografía— dan paso a la intimidad de la vida de dos personajes, que sus días habituales se ven trastornados porque uno de éstos quiere alcanzar un objetivo y lucha, pero el otro trata de limitarlo”, puntualiza Vidal, al detallar que este proyecto es apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA).

“Resománica” de Paola Vidal, los días 3, 10 y 17 de agosto a las 20:30 horas, en el Teatro Jaime Torres Bodet (ubicado en Avenida España 2020, colonia Moderna, entre Chapultepec y calle Marsella). Costo: 100 pesos entrada general. Funciones a beneficios de asociaciones civiles.


Momento de reflexión

En mancuerna también con el artista sonoro Diego Martínez y el artista visual Jorge Vite, “Resománica” comparte la cotidianidad de “El Teca” y “Perdiz”:

“La pieza aborda la violencia y la agresión, eso nos llevó a buscar ese vínculo con estas asociaciones. Es un momento pertinente porque hemos llegado al límite, 2017 fue el año más violento en un siglo con cifras, es el momento para reflexionar y tener una postura respecto a los derechos humanos. La violencia no solo es asesinato, es la agresión que podemos sufrir como ciudadanos en lo familiar, lo social, por parte de las instituciones que están para protegernos y muchas veces son las que vulneran los derechos”.

Paola señala que el no recurrir a la palabra en la escena teatral tiene una propuesta de escena divergente, en la que no se pretende clasificar: “El espectador tiene la posibilidad de determinar qué es lo que está viendo. No recurrimos a la palabra porque la acción corporal es muy contundente en su acción dramática, utilizar la palabra significaba para mí ilustrar lo que ya era posible ver a través de lo físico. Se marca una diferencia con la danza porque hay una narrativa que sostiene a una construcción de dramaturgia”.