Menu:

Buscar por fecha:

<   junio 2019   >
DomLunMarMieJueVieSab
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

En la Mira

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 25-07-2018 | [Imprimir]
Héctor Estrada

Velasco y los 600 mdp para la reconstrucción que no aparecen


Sin mayores explicaciones y en absoluto hermetismo, tras cumplirse casi un año de la tragedia provocada por los terremotos de septiembre de 2017, el gobierno de Chiapas aún no ha cumplido con la entrega de más de 600 millones de pesos destinados a
la reconstrucción de 46 mil 700 viviendas afectadas en la entidad.
De acuerdo a las más recientes declaraciones hechas por el delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) en Chiapas, José Alfredo Araujo Esquinca, el gobierno de Manuel Velasco Coello no ha cumplido con la parte del recurso que le correspondía para el fondo de la reconstrucción.
Y es que, según lo establecido por el acuerdo pactado desde el año pasado, del monto total para la reconstrucción a la federación le correspondía el 75 por ciento y al gobierno del estado el 25 por ciento restante. De esta manera, del monto total establecido en más de dos mil 400 millones de pesos, el gobierno federal se comprometió con la entrega de mil 800 millones de pesos y el gobierno de Chiapas con 620 millones de pesos.
El monto completo sería distribuido mediante las más de 46 mil tarjeta Bansefi que fueron distribuidas entre los afectados con la promesa de una inmediata transferencia de los recursos correspondientes. 15 mil pesos para viviendas con daños parciales y 120 mil para los hogares que sufrieron perdida total. Sin embargo, en varios casos el dinero prometido no llegó completo o simplemente no ha llegado.
Aunque el gobierno federal, mediante la SEDATU, asegura que ha hecho el depósito de los mil 800 millones que le tocaba, siguen a la espera que la administración de Manuel Velasco Coello cumpla con la parte que le corresponde. Han pasado los meses y las solicitudes de las autoridades federales no han hecho eco en el gobierno local.
Mientras tanto más de 15 mil familias damnificadas permanecen sin recibir el dinero para la reconstrucción total de sus hogares. En muchos de los casos no ha quedado otra alternativa que prestar el dinero mediante otras vías, con intereses moratorios que dificultan aún más la recuperación. Finalmente, la lluvia, el frío y las inclemencias del tiempo son condiciones que no esperan a la voluntad de las autoridades para cumplir sus obligaciones.
Entonces, ¿Dónde está el dinero para la reconstrucción que le corresponde al gobierno de Chiapas?
La respuesta todavía parece bastante incierta. Y es que, pese a que en noviembre de 2017, tras una reunión con diputados del Congreso de la Unión, el propio presidente de la Comisión para la Reconstrucción en el Congreso local, William Ochoa Gallegos, aseguró que se habían conseguido recursos extras para la reconstrucción, en el presupuesto de egresos estatal fue una partida presupuestaria que no apareció en ninguna de las 20 hojas del documento.
Ante ello las dudas y preguntas saltan de inmediato. Si en noviembre el presidente del Congreso de Chiapas aseguró que sí se habían conseguido recursos extras para el presupuesto estatal a fin de financiar la reconstrucción ¿por qué no apareció ese rubro en el presupuesto final entregado en diciembre? Acaso, ¿se reasignó a últimas horas (de manera interna) el dinero extraordinario dentro del presupuesto? Si el dinero extra nunca se aprobó en la Cámara de Diputados ¿Por qué el gobierno de Chiapas se comprometió a pagar un dinero que nunca contempló? Finalmente ¿Manuel Velasco le mintió a la federación y a los damnificados?
Son más de 600 millones de pesos que simplemente no aparecen por ningún lado ante la desesperada situación de las familias afectadas. A Velasco Coello le restan cuatro meses para concluir el mandato y la preocupación se acrecienta. Lo que resulta innegable es que hay un incumplimiento flagrante en la entrega de recursos para la reconstrucción, y la posibilidad de un fraude contra los damnificados cobra fuerza con el paso de los meses… así las cosas.