Menu:

Buscar por fecha:

<   noviembre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Código Nucú

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 09-07-2018 | [Imprimir]
César Trujillo

Tila y el cacicazgo


Nuevamente Límberg Gregorio Gutiérrez Gómez es el presidente municipal de Tila por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), tras obtener 2 mil 723 votos de un total de 4 mil 308. La sucesión ni siquiera existe porque quien ha dado las órdenes
en ese municipio, desde hace ya más de diez años, es él: quien ahora retorna de nuevo a la silla para poder hacer y deshacer a su antojo. Así, sin el menor pudor, la familia Gutiérrez Cruz ha convertido a ese municipio en su caja chica usando hasta los primos para poder mantener el control de todo. Hoy podemos decir que lamentablemente en Tila sigue ganando y moviendo los hilos el cacicazgo.
Recordemos que fue en el periodo 2008-2010 cuando por vez primera Límberg Gutiérrez se erigió como presidente municipal de Tila. En la administración anterior había participado como director de Obras Públicas y había sido sindicado por los ejidatarios de malversar el presupuesto de las obras para cubrir los gastos de su campaña política. Las denuncias que fueron documentadas mostraron, en ese entonces, que en el arranque de la carrera del ahora nuevamente edil de Tila habían quedado obras sin concluir y otras en pésimas condiciones: con material de muy baja calidad, por mencionar algo. Para mantener a raya los malos manejos en el municipio y esconder el desvío de recursos, usando argucias legales y apostándole a su relación con el exgobernador Juan José Sabines Guerrero, el entonces alcalde impuso a su esposa Sandra Luz Cruz Espinosa como presidenta municipal en el periodo 2010-2012. Una sucesión que más simulación y que empeoró las cosas para los pobladores. Y ahora sí: la mano de Límberg Gutiérrez se sintió con más fuerza.
Los señalamientos de amenazas y despojos aumentaron por parte de los ejidatarios. Incluso, al matrimonio se le llegó a señalar de ser patrocinador de grupos de choque y paramilitares que traían a raya a las comunidades sembrando una ola de terror que era solapada por el Gobierno del Estado sabinista. Obviamente la acusación fue desmentida sin importar que, incluso, permeara en ese periodo el conflicto de intereses, pues Cruz Espinosa destinó toda la obra pública (sin licitarla) a las empresas de su esposo sin importarle nada y haciendo su apuesta al impunidad. Y sí, la ganó.
Pero no se detuvo ahí y la voracidad de Gutiérrez Gómez creció al grado de apoderarse nuevamente de los comicios en el periodo 2012-2015 donde fue presidente municipal de Tila por segunda ocasión. La persecución, las amenazas, los despojos y la violencia se recrudecieron en el municipio. Con el poder en las manos, y un dineral para comprar a las autoridades, Límberg basó su gobierno en la represión a quienes no comulgaran con su proyecto y la mano de hierro contra las comunidades que se atrevieran a cuestionar su forma de operar. Poco le importó que el municipio se enfrascara en un jaloneo de grupos y que los desmanes se dispararan. Es más, mientras Tila se caía a pedazos y acosaban a los ejidatarios para que violentaran las leyes, el alcalde movía sus hilos para imponer a su primo hermano Édgar Leopoldo Gómez Gutiérrez, y sí, tristemente, también lo logró.
Todo el dinero del Ayuntamiento y su personal, en los comicios del 2015, operaron en favor de darle a otro testaferro la alcaldía: Édgar Leopoldo Gómez Gutiérrez en el periodo 2015-2018. Para ello se valieron del terror y el miedo. Sus hombres (lo del ahora edil electo) recorrían las calles de los ejidos y las carreteras amedrentando a quien se topaban: detonaron disparos de armas de fuego y mostraron que, de no ser ellos los beneficiarios, los costos serían muy altos e incuantificables. Sin embargo, el Instituto de Elecciones y participación Ciudadana los obligó a cumplir con el principio de paridad. Nada difícil, pues Límberg movió de nuevo sus piezas. Fue así como Fabiola Vázquez Ortiz fue usada como una juanita que se prestó al juego y renunció seis meses después de tomar el poder, dejando la alcaldía en manos del primo de Límberg Gutiérrez. ¿Sorpresa? No.
Hoy la historia se repite. El tres veces (ahora ya) alcalde electo de Tila retorna al poder y se erigen el miedo y el desconcierto, tras el historial que ha perseguido a esta dupla por más de diez años. Sandra Luz Cruz Espinosa fue diputada local en del Distrito de Yajalón donde no hizo nada y ahora será la primera dama, por tercera vez, del DIF en el municipio. Nada cambia para quienes viven en esa región aplastada por un laudo de tierras y el choque de los intereses que hace que los muertos los siga poniendo el pueblo, mientras el matrimonio Gutiérrez Cruz celebra con sus mejores vinos.
Parece, pues, que la historia de Tila está escrita en manos de esta familia que ha encontrado la forma de seguir enquistada en la administración pública, mostrado que el poder que ostentan es inconmensurable y que sus tentáculos alcanzan las esferas más altas. Por lo pronto, Límberg Gutiérrez estará ahí: sirviéndose con la cuchara más grande, manoseando y malversando fondos, dando la obra a sus empresas, haciéndose cada vez más rico, mientras que al pueblo lo aplasta la indiferencia y la miseria. ¡Salud!

Manjar
En conferencia de prensa, celebrada en las instalaciones del sol azteca, César Espinosa Morales, líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Chiapas, anunció que su instituto político, a nivel nacional y estatal, no perdió su registro. En Chiapas con el 3.5% y en el país con más del 5% la ola amarilla se mantiene en la lucha, señaló. A eso se le suma que se llevaron siete alcaldías y que, al menos tres más, están en disputa por lo que el número podría aumentar. #AúnHayMás // Sólo diré para todos aquellos detractores y que critican sin fundamento: cae más pronto un hablador si es cojo. #SinRasparMuebles // La recomendación de hoy es Hoy de Juan Gelman y el disco Cult de Apocalyptica. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.