Menu:

Buscar por fecha:

<   septiembre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Código Nucú

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 08-07-2018 | [Imprimir]
César Trujillo

Rutilio, el elegido


Rutilio Escandón Cadenas recibió el día de ayer, de manos del doctor Oswaldo Chacón Rojas, consejero presidente del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC), la Constancia de Mayoría y Validez que lo ratifica como el gobernador electo
de Chiapas para el periodo 2018-2024, tras un avasallador triunfo en los comicios del pasado 1 de julio. Con 922 mil 310 votos, de un total de 2 millones 349 mil 527 sufragios emitidos, la coalición electoral que conformaron los partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Encuentro Social (PES) y del Trabajo (PT) es quien tendrá en sus manos la oportunidad de cambiar el rumbo de un estado que se encuentra inmerso en la ingobernabilidad, la miseria y a la deriva.

No es tarea fácil la que tendrá en manos el exmagistrado del Poder Judicial, Rutilio Escandón. Lo sabemos todos y lo sabemos bien. A Chiapas le urge un cambio de fondo y políticas públicas que sean incluyentes, pero sobre todo encaminadas a la erradicación de la pobreza, siempre ponderando la atención de las demandas sociales y de todos los grupos (sin distinción alguna) y esto no es tarea sencilla, pero tampoco es imposible. Hace falta voluntad política y jurídica, es decir: que las leyes se respeten y apliquen, que las normas se implementen y que la entidad pueda aspirar a una transformación como la que ha vislumbrado Andrés Manuel López Obrador, pese a que existe en un sector la inscrita incredulidad a lo prometido.

Ahora, yo no sé si seis años sean suficientes para poder corregir un cúmulo de errores que han sido cultivados durante décadas y que se han reproducido —de lo macro a lo micro— contaminando a las instituciones y rebasando todo poder de acción que en ellas existe. Pero sí sé que seis años son un tiempo importante y considerable para poder sentar las bases de una nueva forma de gobernar, una que muestre que otro Chiapas sí es posible. Esa sería, en justa medida, la fórmula necesaria para saber que quienes depositaron su voto de confianza en Morena y en Rutilio Escandón —incluso a ciegas y sin conocer a algunos actores participantes— no se equivocaron y que la oportunidad de rescatar a nuestro estado es con el proyecto lopezobradorista.

Repito, pues, que no es tarea fácil la que tendrá en unos meses más el gobernador electo entre manos. Porque para aspirar a lo que AMLO propone urge, sobremanera, también el rescate de la ética profesional en la administración pública. Y esto no es invento mío. Documentado está que sólo a través de la rectitud y de la profesionalización de las áreas los resultados empiezan a verse. De otro modo no será posible nada de lo planteado. Y es aquí donde uno se pregunta si será posible el combate frontal a la corrupción e impunidad que son un cáncer que han lacerado terriblemente a nuestro país y a nuestro estado colocándolo, inclusive, en los números más altos a nivel internacional.

No es secreto para nadie que en Chiapas imperan las prebendas y canonjías, y que la relación del Ejecutivo estatal con la del federal han sido torcidas por intereses particulares que están, incluso, por sobre la soberanía. Rutilio ha dicho que López Obrador “es un hombre que quiere mucho a Chiapas” y que conoce muy bien al estado. Sí, quizá por eso el sureste espera esa justicia de ser tratado en igualdad de circunstancias que el resto del país. Pero para que ese cariño que AMLO le tiene a Chiapas pueda ser entendido se necesitan ver resultados, se necesita que las instituciones recuperen el profesionalismo, que no se usen los espacios para pagos de favores, que los secretarios de las diferentes dependencias estén preparados para poder hacer frente a lo que la sociedad requiere.

Si el gobernador electo aplica la promesa de que los servidores públicos estén cerca del pueblo atendiendo las necesidades, en efecto: será un gobierno cercano a la gente y le permitirá a Escandón Cadenas poder cumplir con gobernar con el pueblo, para el pueblo y por el pueblo, como lo dijo en el evento en donde fue acuerpado por la militancia de su partido el día de ayer.

Porque ser cercano a las necesidades permite conocer la ruta que se debe seguir sin improvisar. Porque a Chiapas le urge que su gobierno y la sociedad caminen por el mismo sendero, que se involucren, que converjan y no que se mantengan las burbujas de la indiferencia y el distanciamiento. Por lo pronto, me quedo con su discurso tras recibir su Constancia de Mayoría y Validez, con su postura del cambio, con el mensaje de la esperanza, con la promesa de estar ahí y no fallarle al pueblo que de nuevo tiene un halito de luz para que Chiapas cambie para bien.



Manjar

En Ocozocoautla triunfó el Partido de la Revolución Democrática (PRD) con Alfonso Estrada, un hombre trabajador y que es bien conocido en las comunidades. Me da gusto que hayan quitado del poder las manos de Francisco Chambé Morales, un cacique que buscaba por cuarta ocasión llegar a la presidencia municipal. Me da gusto. Tiempos buenos le esperan a Coita. #Enhorabuena // Es raro ver a muchos que le tiraban con tanta saña críticas e insultos al gobernador electo llamarlo hoy doctor, tomar fotos y postear como si no los hubiésemos leído diciendo que ni se asustaban ni se rajaban. #QuéCosas¿No? // La recomendación de hoy es Ensayos escogidos de Erasmo de Rotterdam y el disco Odio bajo el alma de Hocico. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.