Menu:

Buscar por fecha:

<   octubre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

En la Mira

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 08-06-2018 | [Imprimir]
Héctor Estrada

La candidatura que amenaza a Manuel Velasco


La ruptura definitiva entre el PRI y el Verde para hacer finalmente públicas las rivalidades en Chiapas terminó resultando contraproducente para los planes orquestados desde Casa de Gobierno. El destape de Roberto Albores Gleason como el único
candidato opositor al régimen de Manuel Velasco ha canalizado mucho del rechazo casi generalizado contra el actual gobierno estatal en favor de la candidatura priista.
Y no es para menos. El descontento y hartazgo social por el cúmulo de irregularidades documentadas durante el actual gobierno estatal ha superado límites inimaginables. Pocos advirtieron que incluso la desastrosa administración de Juan Sabines Guerrero iba a ser superada en corrupción, arbitrariedades y errores fatales. Ese es el capital electoral que estaba disponible para quien representara algún tipo de antagonismo al régimen vigente.
Por eso la ruptura de la coalición “Todos por Chiapas” terminó por beneficiar a una candidatura priista finalmente desenmascarada en su rivalidad directa con Velasco Coello. Un guerra silenciosa que permaneció como un secreto a voces durante años de traiciones, desencuentros y sabotajes ha salido finalmente a la luz, cambiando drásticamente la posición pública de Albores Gleason en la contienda electoral.
Hoy, paradójicamente, se sabe ya que el triunfo de Albores Gleason significaría la única derrota posible para el gobernador chiapaneco. Resulta increíble que el PRI en Chiapas abandere la única oposición real a los intereses de la administración estatal actual y la permanencia de éste el gobierno de Chiapas. Finalmente, Roberto Albores se ha asumido en la posición que tanto trató de disimular o postergar con fines de negociación política.
Por eso la ruptura ha abierto al candidato priista un nuevo campo de oportunidad para la captación de votos indecisos o de castigo contra del actual régimen. La posibilidad de que muchos de los votantes, que hoy esperan ansiosamente la derrota de Velasco y su expulsión absoluta del gobierno estatal, decidan declinar su voto a favor de Albores Gleason se han elevado peligrosamente para los que hoy habitan en Casa de Gobierno.
No es casualidad que algunos opositores a Velasco al interior de partidos como Morena, PRD, Acción Nacional y el propio PVEM estén hoy operando con absoluto sigilo a favor del nuevo antagonista electoral. Sería deshonesto no reconocer que muchos aún guardan rencores profundos por las traiciones, desplazamiento y sometimiento de quienes ahora ostentan el poder estatal.
Dicen en el bunker priista que las encuestas “alboristas” hablan de un repunte en las preferencias que podrían elevarse más durante el próximo debate. Por eso será importante estar al tanto de lo que sucede en la controversial contienda electoral chiapaneca y la incertidumbre que sólo podrá ser despejada el mismo días de las jornada. Serán los electores quienes decidan el destino de Chiapas en una disputa que parece haberse cerrado ahora a tres candidatos punteros… así las cosas.