Menu:

Buscar por fecha:

<   octubre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

EDUCAR

Categoría: Opinión | Colocada por: ASICH | Fecha: 04-06-2018 | [Imprimir]
PITA LADDAGA

DEPORTE Y ACTIVIDAD FÍSICA II

Existe una diversidad de deportes que los y las adolescentes pueden practicar

Son sus características personales, sus gustos e intereses, del adolescente que le invitan a elegir deportes individuales o grupales. Deportes individuales como la natación, la gimnasia, las artes marciales que fomentan la autodisciplina y
constancia, estimulan el esfuerzo personal, ayudan al adolescente a responsabilizarse de su entrenamiento y de mejorar sus resultados.
Deportes como el futbol, voleibol o beisbol ayudan no solamente al éxito personal, sino en el triunfo del equipo. No importa quién mete los goles o anota el punto, lo que cuenta es el sentido de compañerismo, el apoyo mutuo fomenta el espíritu deportivo.

Los deportes fomentan los valores humanos como la solidaridad, la valentía y la justicia.

Los deportes constituyen un recurso muy eficaz para la superación personal de chicos y chicas, ya que apoyan el desarrollo de su comportamiento ético y sus valores. Les proporcionan experiencias en actividades estructuradas, con resultados claros y les ayudan a comprender que la preparación y el esfuerzo son necesarios para lograr una meta.

Los deportes pueden enriquecer considerablemente la vida del adolescente, le dan oportunidad de formar parte de un grupo, de relacionarse con otros en situaciones diversas y de gran tensión, lo preparan a enfrentar situaciones de competencia, le enseñan a jugar limpio, a respetar las reglas del juego, a aceptar el resultado del partido, a ganar y a perder. La agitación de la competencia pone a prueba su voluntad para mantener el control y para actuar en todo momento con honorabilidad, caballerosidad y respeto hacia el contrincante.

A los padres nos corresponde propiciar un ambiente en el que se valore el deporte, estimular a nuestro hijo o hija y darle la oportunidad de practicarlo

A veces, el adolescente quiere que lo acompañemos, que asistamos a sus encuentros deportivos y lo veamos jugar, pero en otras ocasiones prefiere que nos mantengamos a distancia. Nuestro papel es estar disponibles sin imponer nuestra presencia; darle apoyo emocional cuando pierde y compartir su entusiasmo cuando gana.
También podemos aprender acerca del deporte que él practica o incluso jugar con él o ella. Quizá al principio tengamos que hacer un esfuerzo para organizar nuestro tiempo y dedicar atención a sus aficiones, pero el resultado será gratificante.




PRÓXIMO: 18 DE JUNIO LA CREATIVIDAD Y EL ADOLESCENTE