Menu:

Buscar por fecha:

<   agosto 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

EDUCAR

Categoría: Opinión | Colocada por: ASICH | Fecha: 14-05-2018 | [Imprimir]
PITA LADDAGA


LA ESCRITURA. UN MEDIO DE COMUNICACIÓN Y EXPRESIÓN PERSONAL

La práctica de la escritura da al adolescente un dominio más completo del lenguaje

Escribir le ayuda al chico a:
-Organizar su pensamiento y aclarar sus ideas.

-Desarrollar un punto de vista personal

-Verificar lo que sabe del asunto que está trabajando y plantearse preguntas acerca de lo que aún desconoce.


Practicar una habilidad que va a serle muy útil para contestar exámenes y para muchas otras situaciones de su vida.

-Expresar sus sentimientos, descubrir su intimidad, y encontrar su voz y su propio estilo.

-Disfrutar del proceso creativo y la belleza de las palabras.

Escribir es un proceso complejo y sigue una secuencia que el adolescente puede aprender

Los padres no somos los indicados para colaborar con nuestro hijo o hija en la escritura de sus trabajos escolares- y mucho menos en sus textos creativos y personales-, pero si podemos ayudarlo a escribir con mayor eficacia.
Aquí se presentan algunas sugerencias para hacer más fácil y disfrutable el acto de escribir y que podemos recomendar a los adolescentes teniendo muy en cuenta que no somos sus maestros, sino sus padres:
Entender qué va a hacer
Antes de empezar un trabajo, el chico necesita comprender exactamente qué es lo que él quiere o lo que pide el maestro: si tiene que desarrollar todo el tema o sólo un aspecto; si debe dar información o expresar su opinión; si se trata de hablar de una experiencia, narrar una historia o enunciar lo que dicen otros autores.
Es muy recomendable empezar a trabajar en cuanto sepa que tiene que hacer el escrito. Eso le da tiempo y tranquilidad, le permite discutir las ideas con sus compañeros, aclarar dudas con su profesor, revisar y enriquecer su texto con otros conceptos que se le vayan ocurriendo.

Practicar la escritura libre o automática
Al escribir, conviene que el adolescente separe el proceso de “producción” y el de edición y corrección, pues son actividades completamente diferentes.
La mejor manera de producir- poner en el papel las ideas- es mantener en la mente el tema en el que está trabajando y escribir todo lo que venga a la cabeza, no importa lo que sea, por lo menos durante diez minutos. La única regla es no dejar de escribir durante ese tiempo. Si al chico no se le ocurre nada, puede escribir: “no se me ocurre nada” o repetir varias veces una palabra, o cualquier cosa con tal de no dejar de mover el lápiz. Tampoco debe volver atrás para revisar, tachar o corregir lo que acaba de anotar: éste no es el momento adecuado para preocuparse por la ortografía o la redacción.
Desde luego, es necesario que el adolescente revise y reescriba el texto para lograr un resultado satisfactorio, pero corregirlo al mismo tiempo que lo está produciendo lo bloquea, detiene el flujo de ideas e impide la expresión de su propia voz, su ritmo y su estilo de decir las cosas.
En la escritura libre se produce mucho material inútil, ero también las mejores frases. Escribir de esta manera da un tono más vivo, personal e interesante al texto; revela el enfoque y los conocimientos del chico y le ayuda a empezar a hacerse preguntas sobre lo que no sabe y tiene que investigar.
A algunas personas les resulta útil llevar consigo una libreta para hacer anotaciones. Así no olvidan las ideas que van surgiendo durante el día y que servirán para enriquecer su texto.

PRÓXIMO: LA ESCRITURA. UN MEDIO DE COMUNICACIÓN Y EXPRESIÓN PERSONAL II