Menu:

Buscar por fecha:

<   mayo 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

EDUCAR

Categoría: Opinión | Colocada por: ASICH | Fecha: 07-05-2018 | [Imprimir]
PITA LADDAGA

EL SENTIDO Y EL GOZO DE LA LECTRA II

Que podemos hacer los padres para animar a nuestro hijo a leer


Es recomendable facilitar al adolescente el acceso a una variedad amplia de libros y portadores de texto, animarlo a visitar la biblioteca, hablarle de nuestras lecturas, pero cuidar de no presionarlo, de respetar sus gustos y tratar de impartirlos.
A muchos jóvenes les atraen ciertos libros y revistas que los padres consideramos de poca calidad por sus contenidos o por el enfoque; quizá pensemos que no les aportan ningún beneficio, o que representan informaciones erróneas y le pueden crear confusión.
Es inútil y contraproducente prohibir o tratar de controlar las lecturas de los adolescentes. Resulta mejor mantener una relación abierta con nuestro hijo, comentar y analizar los libros o artículos junto con él para ayudarlo a construir una actitud crítica y a formar su criterio.
Los padres podemos apoyar al adolescente en su elección de lecturas si estamos atentos a lo que es importante para él ó ella y buscamos títulos bien fundamentados sobre sus mas favoritos: arte, motos, computadoras, grupos musicales, artistas, deportistas, romance, etc.
Al entrar a la secundaria, los adolescentes suelen disfrutar aún la fantasía, el misterio, las aventuras de piratas, viajeros, detectives, de héroes con quien identificarse; se interesan por las vicisitudes de personajes juveniles y las alegrías, conflictos y penas de la amistad y el enamoramiento.
A medida que maduran, se preocupan cada vez más por lo real y lo social, se apasionan por una acción más interior, más compleja, penetran en la vida, a veces dura y difícil, de quienes sufren limitaciones graves: hambre, pobreza, guerra, soledad, pérdidas; les interesan los libros sobre sexualidad, conflictos sociales, racismo, violencia, asesinatos, en fin, aspectos de la vida a los cuales los y las adolescentes muy probablemente han estado expuestos a través de otros medios.
La poesía puede ser estimulante y provocadora para el adolescente, es un genero ideal para esta edad..
La chica necesita una buena dosis de humor, de aventuras gozosas, de finales felices, de suspenso y emociones.

Es más probable que un adolescente sea lector si mantiene una relación estrecha y significativa con personas que valoran y disfrutan la lectura, también si se relaciona con otros lectores que le den puntos de vista distintos, le recomienden libros, le hablen de asuntos interesantes y le abran el horizonte para descubrir “ese libro” que él siente que ha sido escrito para él.
Los padres hemos de animarlo a participar en círculos de lectura y en grupos que se reúnen para discutir diversos tipos de texto, pero también tratar de desarrollar nuestra experiencia lectora para compartirlo con él.
Existen niveles de comprensión del texto y vamos adentrándonos en ellos a medida que leemos. La adolescencia de nuestro hijo es una buena oportunidad para profundizar en los libros y la literatura, pues nunca acabamos de aprender a leer.

Los adolescentes requieren libertad, tiempo y un espacio para leer y compartir la lectura pues necesitan momentos para leer en soledad y también encuentros con sus padres en los que intercambien sentimientos, ideas y opiniones sobre los libros. A los chicos les gustan las lecturas colectivas, leerse unos a otros y prestarse libros.
La lectura en voz alta se disfruta a cualquier edad. Es muy agradable crear en la familia la costumbre de leernos algún texto antes de la cena o de ir a dormir.

Un ambiente estimulante favorece el deseo de leer y es que existe una relación estrecha entre la lectura y la vida: una mayor riqueza de experiencias e intereses hace posible una mejor lectura, y el libro, al llevar al lector a reflexionar sobre su experiencia o al recrearla, le permite vivencias posteriores más profundas.


PRÓXIMO: LA ESCRITURA. UN MEDIO DE COMUNICACIÓN Y EXPRESIÓN PERSONAL