Menu:

Buscar por fecha:

<   mayo 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Somos antorchistas de corazón: habitantes de la comunidad Pozuelos

Categoría: Portada | Colocada por: ASICH2 | Fecha: 26-04-2018 | [Imprimir]
-Desde el municipio de San Juan Chamula

ASICh


Gestionar programas de apoyos sustentables, que permitan erradicar la dependencia de las comunidades indígenas, hacia programas sociales mal diseñados e implementados por los gobiernos, es una de las tareas que el Movimiento Antorchista Nacional en Chiapas, realiza en el combate a la pobreza que mantiene en la entidad.
Esta organización que en Chiapas lidera Franklin Campos Córdova, realizó la gestión, a través de los diputados anorchistas, de un programa de apoyo al campo mediante el otorgamiento de ejemplares ovinos (borregos), que benefició a 6 familias en extrema pobreza, de la localidad Pozuelos, ubicada en el municipio de San Juan Chamula.
Mario Collazo Collazo, representante del grupo de mujeres indígenas beneficiadas y responsable del trabajo antorchista en la localidad, aseguró que su necesidad de una mejor oportunidad de vida los obligó a buscar apoyo a través de organizaciones, encontrando gran abuso por parte de algunas de las primeras que encontraron, mismas que condicionaban sus apoyos.
“Fue entonces como conocimos a Antorcha Campesina, encontrando no sólo respaldo, sino, además, certidumbre pues lo que prometen lo cumplen ya que son gestores serios que lo único que piden a cambio por sus apoyos, es que seamos una sociedad organizada y culta”, afirmó.
Lidia Hernández Collazo, representante de las mujeres beneficiadas, confirmaron el mejoramiento a su condición económica que este apoyo gestionado por Antorcha les trajo a sus familias, pues dijo, que el uso que le dan a los animales, es para el aprovechamiento de la lana que producen y poder procesarlo para el tejido de sus vestimentas típicas.
“Son estos ropajes, comentó, los que nos cubren del intenso frío y aíslan de la humedad a la que estamos expuestos todos los días”.
Finalmente, dijeron ser antorchistas de corazón, al tiempo de estar agradecidos con este trabajo que se realiza, comprometiéndose a seguir trabajando a favor de la organización, haciendo crecer aún más la cadena de beneficios a las cientos de comunidades cercanas que aún se encuentran sumergidas en la pobreza y la marginación. ASICh