Menu:

Buscar por fecha:

<   diciembre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

En la Mira

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 12-04-2018 | [Imprimir]
Héctor Estrada

Acusaciones de extorsión a ediles pesan ahora sobre Willy Ochoa


La disputa por las candidaturas al Senado de la República al interior de la coalición “Todos por Chiapas” ha obligado a los involucrados a intensificar las estrategias desesperadas. Ese el caso del actual presidente de la Mesa Directiva del Congreso de Chiapas, Williams
Oswaldo Ochoa Gallegos, para quien las denuncias por presuntas irregularidades han comenzado a llover sobre sus aspiraciones.
Para nadie es un secreto que los nombres provisionales colocados en la lista de la coalición PRI-Verde para las dos candidaturas al Senado son “comodines en el tablero” a fin de aplazar la definición de las candidatura reales. Una se encuentra prácticamente definida, por lo que la otra se ha convertido en elemento en disputa encarnizada.
Este mismo miércoles las denuncias emanadas de diversos ayuntamientos en contra del presidente de la Mesa Directiva del Congreso hicieron evidente la dimensión del jaloneo por la segunda candidatura al Senado. Los señalamientos (evidentemente no oficiales) son verdaderamente graves. Se ha acusado a Ochoa Gallegos de aplicar una presunta medida de extorsión a los presidentes municipales de Chiapas que han solicitado licencia para separarse del cargo y contender por otro puesto de elección popular.
En palabras simples, según los señalamientos gravosos, el Presidente del Congreso estaría condicionando la ratificación de licencias por montos de medio millón de pesos por alcalde y espacios en las nóminas municipales para personas de su estructura político-electoral. Las acusaciones difuminadas en medios y espacios de la política local no son asunto menor que necesitarán de aclaraciones inmediatas por parte del directamente imputado.
A groso modo, se estaría hablando de un monto de más de 16 millones de pesos emanados de los “moches municipales” que –dicen sus detractores- serviría de maravilla para su proyecto de candidatura al Senado. Se trata de información difícil de corroborar, pero que pesan fuertemente sobre la imagen de Ochoa Gallegos en pleno proceso de definiciones finales.
Durante los últimos meses las cosas no han salido nada bien para el proyecto político del diputado local. El rápido fracaso de su padrino político Manlio Fabio Beltrones en la dirigencias priista fue un duro golpe a sus aspiraciones; tuvo que olvidarse de la candidatura a la dirigencia estatal del PRI y Presidencia Municipal de Tuxtla a muy temprana hora; y ahora las posibilidades para la candidatura al Senado parecen nuevamente diluirse.
Aunque hasta ahora estas acusaciones son simples rumores, se convierten en dinamita pura para sus adversarios políticos y hacen evidente las traiciones entre algunos de los munícipes chiapanecos que evidentemente no se encuentran muy contentos con las formas de Ochoa Gallegos. El tiempo transcurre y el panorama apunta a nublarse para el proyecto del joven priista cuyas aspiraciones ya deambularon hasta en las “Casa Morena”… así las cosas.