Menu:

Buscar por fecha:

<   octubre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

EDUCAR

Categoría: Opinión | Colocada por: ASICH | Fecha: 26-03-2018 | [Imprimir]
PITA LADDAGA

TÉCNICAS DE ESTUDIO


Estudiar es una actividad encaminada a adquirir conocimientos y a desarrollar el pensamiento
Estudiar implica una disposición activa, implica buscar, más que recibir; requiere concentración, esfuerzo y motivación. Estudiar
significa comprender y relacionar lo nuevo con lo que ya sabemos y poder recordarlo en el momento oportuno. Mientras más intereses y conocimientos tengamos, más asociaciones podremos hacer y más fácil será asimilar las nuevas ideas. Para estudiar adecuadamente es necesario plantearnos objetivos y decidir cómo alcanzarlos, solucionar problemas, conseguir información, discutirla, hacer preguntas y pedir ayuda.

El estudio es una actividad que supone algunos hábitos y ciertas técnicas

No nacemos sabiendo estudiar. El o la adolescente, sobre todo al iniciar la secundaria, necesita orientación para aprender de manera eficiente. Saber a estudiar le ayuda a organizarse, a aprovechar y distribuir su tiempo, a distinguir que es importante y que es secundario; le facilita el trabajo, le ahorra tiempo, le proporciona satisfacción y mejores resultados.

Los padres podemos crear un ambiente propicio para el estudio, pero no lo podemos hacer aprender

Los padres no somos maestros, no nos toca enseñar a nuestro hijo y mucho menos hacer el trabajo por él. Las sesiones de estudio familiar acaban frecuentemente en enojos y conflictos. Lo que nos corresponde es estimularlo y ayudarlo a crear hábitos de estudio, a organizar su tiempo, a planear y cumplir con lo planeado, a sugerirle un sistema que haga su trabajo más productivo. Y después dejar que él se haga cargo.
A medida que se avanza en la escuela, el aprendizaje depende cada ves más de quién aprende y menos de quién enseña. La responsabilidad de aprender es del alumno, él tiene que desarrollar sus propias técnicas de estudio, definir sus metas y dirigirse a sí mismo.

Las técnicas de estudio son un conjunto sistemático de acciones que se realizan para lograr comprender y memorizar información de manera permanente

El uso habitual de estas técnicas ayuda al adolescente a aprovechar mejor sus recursos intelectuales y, por tanto, a mejorar sus resultados académicos. Gran parte de las técnicas de estudio se practican en casa, por eso conviene que los padres conozcamos algunos de sus principios básicos para proponerlos a nuestro hijo. Él decidirá si quiere usarlas o no.
Las técnicas de estudio se pueden agrupar en tres:
Las estrategias de organización sirven para hacer las cosas de manera ordenada y eficaz y abarcan varios momentos.
Lugar de trabajo: Debemos procurar que sea siempre el mismo, con buena luz y ventilación, alejado del ruido y las distracciones.
Estudiar sentado a la mesa o escritorio propicia una actitud activa, en cambio la cama o los sillones cómodos invitan a relajarse y a dormir.
Material: antes de sentarse a trabajar es importante contar con todos los materiales que se van a utilizar para evitar el tener que interrumpir y levantarse a conseguirlos. Conviene tener al día los apuntes y trabajos escritos.
Tiempo de trabajo: Es recomendable usar una agenda o calendario de estudio, anotar las fechas de exámenes y entrega de tareas y trabajos. Resulta muy útil decidir por anticipado y tener escrito el horario de estudio, la materia que se va a trabajar cada día y el objetivo que se piensa alcanzar en cada sesión. Lo mejor es estudiar el mismo día de clase en que se dio la información.
Los períodos de trabajo pueden combinarse con tiempos de descanso, alternados hasta terminar la tarea. Podría empezarse por veinte minutos de trabajo y diez de descanso, aumentando el período de estudio hasta llegar a cuarenta minutos.
Cada semana, el adolescente debe verificar si ha cumplido el programa de estudio y si logró sus objetivos.

PRÓXIMO: TÉCNICAS DE ESTUDIO II