Menu:

Buscar por fecha:

<   septiembre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

EDUCAR

Categoría: Opinión | Colocada por: ASICH | Fecha: 12-03-2018 | [Imprimir]
PITA LADDAGA

DIFERENTES MANERAS DE APRENDER Y DE SER INTELIGENTE


Cada persona aprende a su manera y a su ritmo. Algunas materias le gustan más y le resultan fáciles de entender; otras le son más difíciles de superar.
Ante la misma enseñanza, cada miembro de un grupo utiliza su propio método o conjunto de estrategias para aprender, tiene dudas distintas y avanza más en unas áreas que en otras.
Algunos recuerdan mejor lo que escuchan; otros, lo que ven; otros, lo que hacen con las manos. A algunos la música les ayuda a concentrarse, otros hacen dibujos para recordar, unos son buenos para matemáticas; otros, para los deportes; unos son muy hábiles para discutir; otros, para observar los fenómenos naturales.

Se han desarrollado muchas teorías para tratar de comprender y explicar como aprendemos
Una de esas teorías sostiene que existen distintos estilos de aprendizaje o formas de acercarnos a la realidad; otra afirma que hay diferentes inteligencias o capacidades en cada persona. Ambas pueden sernos útiles para observar a nuestros hijos y darles el apoyo que requieren para conseguir un aprendizaje más efectivo.

Estilos de aprendizaje
Un estilo de aprendizaje es el método que una persona utiliza para adquirir conocimientos
No es lo que la persona aprende, sino cómo lo aprende. Cada quien posee su manera particular de conocer y relacionarse con el mundo; al estudiar, tiende a utilizar con mayor frecuencia determinadas estrategias.

La teoría de los estilos de aprendizaje está relacionada con el concepto del aprendizaje como un proceso activo
Si creemos que aprender es sólo recibir información de manera pasiva, como si llenáramos un vaso, lo que la persona haga o piense no tiene importancia. Pero si consideramos que aprender es un proceso complejo en el que seleccionamos los datos que recibimos, los organizamos en nuestra mente y luego los utilizamos, es claro que cada uno de nosotros lo hará de una manera distinta, según su experiencia y sus propias características.

Según esta teoría, existen tres estilos básicos de aprendizaje
Visual. La persona aprende mejor usando la vista: leyendo, observando imágenes, registrando formas, subrayando o escribiendo con diferentes colores.
Auditivo. La persona le resulta más sencillo entender y recordar lo que escucha. Al estudio, prefiere repetir en voz alta la información. Si alguien le lee, puede concentrarse con facilidad.
Kinestésico. La persona necesita moverse, hacer algo mientras aprende. Escribir, manejar objetos, sentir texturas o formas, saborear, oler.
Si no existe algún impedimento, todos nos relacionamos con el mundo a través de la vista, el oído y los demás sentidos; usamos los tres métodos, pero hay una manera de aprender que cada uno prefiere de manera natural.

Los estilos de aprendizaje no son algo fijo e invariable
Por un lado, cambian según lo que tratamos de aprender; usamos un estilo u otro según la materia. Por otro lado, nuestra manera de aprender se desarrolla y cambia continuamente, como nosotros mismos.
Es importante no utilizar la teoría de los estilos de aprendizaje para clasificar o etiquetar a nuestro hijo o hija en una categoría errada. Es sólo un recurso para observarlo, identificar su estilo de preferencia y sugerirle una manera de estudiar especialmente adecuada para él.
El adolescente tiene que darse cuenta de lo que hace en forma espontánea cuando estudia, y que otros recursos podría utilizar para ser un estudiante más capaz y eficiente. También necesita oportunidades de explorar, utilizar y desarrollar todos los estilos de aprendizaje: emplear imágenes, sonido y movimiento, convertir el estudio y el trabajo en procesos en los que este en juego toda su persona.


PRÓXIMO: DIFERENTES MANERAS DE APRENDER Y DE SER INTELIGENTE II