Menu:

Buscar por fecha:

<   febrero 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728   
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Tendrá la banca primer semestre del 2018 ajustado

Categoría: Economía | Colocada por: ASICH | Fecha: 06-02-2018 | [Imprimir]
En 2018, los bancos se preparan a tener en un mismo año dos ciclos diferentes, ya que en el primer semestre prevén un menor crecimiento de la cartera crediticia ante la expectativa del proceso electoral y el camino que tome la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), para tener un segundo semestre de mejor colocación.

Ante analistas financieros, Marcos Ramírez, director general del Grupo Financiero Banorte, indicó que podrían parecer dos años diferentes el primer y segundo semestres de 2018. Esto, abundó la directora de Relaciones con Inversionistas de Banorte, Úrsula Wilhelm, es porque algunas compañías suspendieron temporalmente la toma de decisiones de inversión y dieron prioridad a la liquidez, lo cual probablemente se traducirá en un menor crecimiento de los créditos no comerciales en el primer semestre de 2018, aunque se espera que la demanda repunte en la segunda mitad del año.

Por separado, Tomás Ehrenberg, director general del Grupo Financiero Ve por Más, indicó que si bien en general prevén que la cartera de la banca crezca, al analizar cómo será el desempeño por semestre, las elecciones meterán un freno a la expansión del crédito, el cual esperan se le dé la vuelta en la segunda mitad del año, de no existir problemas poselectorales.

“Espero que sea más lento el crecimiento del crédito en la primera mitad de este año en comparación con el 2017. De hecho, el año pasado fue mucho más lento que el anterior, pero seguirá creciendo por arriba del PIB, cercano a dos veces, que es más lento que los dos últimos años”.

El primer semestre del año, indicó, se percibe incertidumbre y eso afecta el apetito de crédito, por lo que será más lento y dependiendo los resultados principalmente de las elecciones presidenciales, en el segundo semestre se recuperaría las peticiones del crédito por parte de las empresas.

Eduardo Osuna, director general del Grupo Financiero BBVA Bancomer, indicó que este año al igual que el pasado arranca con incertidumbre pero es menor a la que se vivió en 2017 por la llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos, por ello incluso en las primeras tres semanas de este 2018 recibieron más solicitudes de crédito, pero reconoció conforme se acerque el proceso electoral podría haber más cautela por parte de los solicitantes de crédito, aun así son más optimistas de que este será mejor año que el pasado.

Para Marcos Martínez, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), “en el 2018 esperamos un año bueno, un mejor año, porque la economía va bien, porque Estados Unidos en el corto plazo va a tener un buen comportamiento y el crecimiento de las manufacturas en su exportación fue una parte importante del crecimiento del país y será más en este año 2018. Entonces, habrá incertidumbre, pero será un buen año y la banca va bien”.

Emilio Romano, vicepresidente de la ABM, consideró que 2018 es un año que pinta como un año que puede sorprendernos al alza.

La incertidumbre del Tratado de Libre Comercio si bien no se ha disipado del todo, sí se ha moderado y hoy por hoy el mercado está asumiendo que el riesgo de una terminación repentina del TLC ya no es un riesgo tan posible como lo era anteriormente, explicó.

Y en el tema de las elecciones, “los mercados lo que están haciendo de alguna manera ahora es descontar escenarios que pueden ser no favorables y están asumiendo escenarios que cualquiera que éstos sean, porque la especulación política no es nuestra especialidad, son escenarios que no van descarrilar el curso de la economía del país”.

Rodrigo Brand, director adjunto de Estudios Económicos de Santander México, consideró que en materia económica se tendrá un primer semestre volátil y complicado, lo cual se irá atenuando en el segundo semestre, para observar poco a poco estabilidad en las distintas variables macroeconómicas.