Menu:

Buscar por fecha:

<   febrero 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728   
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

EDUCAR

Categoría: Opinión | Colocada por: ASICH | Fecha: 06-02-2018 | [Imprimir]
PITA LADDAGA

DESARROLLO INTELECTUAL. LA TRANSFORMACIÓN DEL PENSAMIENTO II

Los cambios en su manera de pensar modifican la idea que el adolescente se forma de sí mismo


La ansiedad que le provoca la búsqueda de identidad lleva al adolescente a dirigir su pensamiento también hacia dentro. Reflexiona sobre su mismo pensamiento y sobre su persona, se analiza y se critica. Trata de encontrar una explicación a sus emociones y eso le
da cierto control sobre sus impulsos. Relaciona el concepto el concepto y el aprecio que tiene de sí mismo con los valores, las grandes teorías filosóficas y los movimientos sociales y políticos. Suelen surgir deseos de salvar al mundo y empieza a involucrarse en acciones de servicio. Al principio sus concepciones son tajantes, apasionadas y poco a poco, con la experiencia y la madurez, se vuelven más realistas. Su adecuada incorporación al mundo adulto y el desarrollo futuro de sus metas y planes de vida dependen, en gran parte, de la evolución del pensamiento que tiene lugar en esta etapa.
Uno de los mayores atractivos de convivir con un adolescente es disfrutar el desarrollo de su pensamiento
Observar como él o ella empiezan a reflexionar, cómo analiza las situaciones, cómo expresa sus razones y trata de convencernos, puede ser un verdadero placer si comprendemos que sus posiciones críticas son indispensables para que se dé el cambio gradual hacia una forma madura de pensar: En esta fase muchos adolescentes muestran una gran creatividad; se expresan por medio de la música, el arte y la poesía. Es la edad de los diarios personales. También suelen ser creativos en la manera de hablar, de vestirse, de organizar actividades, en el deporte, en sus ideas.

Las habilidades del pensamiento no progresan de la misma manera en todos los adolescentes
El desarrollo de la capacidad para pensar depende de los estímulos del ambiente, de los aprendizajes acumulados y de la educación que han recibido.
Los padres desempeñamos un papel decisivo en la madurez intelectual de nuestro hijo. Si el chico recibió la estimulación sensorial e intelectual adecuada en la edad infantil, su desarrollo en esta etapa tendrá una excelente base de apoyo, pero si no nos ha sido posible dar a nuestro hijo esa preparación, tenemos que procurar enriquecer su experiencia, estimular su interés por conocer y darle oportunidades de actuar, reflexionar y dialogar sobre sus diversos asuntos.
Es importante observar al adolescente, averiguar qué temas le interesan, que le gusta hacer, y a partir de ahí, motivarlo a involucrarse en asuntos relacionados con ello; animarlo a plantearse retos que sea capaz de superar, a persistir en su esfuerzo, a pensar por sí mismo, a aprender a buscar la información que necesita y a tomar decisiones.
Tenemos que darnos el tiempo de escucharlo y poner atención a sus ideas, a veces poco originales, pero construidas por un poder de pensamiento que antes no tenía. Lo que importa es disfrutar el ejercicio de su inteligencia y evitar imponer nuestros puntos de vista cuando sus concepciones sean diferentes a las nuestras. Al expresar sus inquietudes, el adolescente va creando un sistema de razonamiento que le permite entender mejor el mundo y descubrir por sí mismo sus múltiples posibilidades.
PRÓXIMO: RELACIÓN DE LOS PADRES Y LA ESCUELA SECUNDARIA