Menu:

Buscar por fecha:

<   octubre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

COMENTARIO A TIEMPO

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 02-02-2018 | [Imprimir]
TRAICIÓN Y GRANDEZA

Siguen las noticias mentirosas e interesadas, si las noticias pudieran ser embustes; a esos que las difunden simplemente les recordamos, sin rencor alguno, la frase clásica de José Zorrilla: “Los muertos que vos matáis, gozan de cabal salud”.
El drama catalán continúa con la traición de uno o algunos y la grandeza de otro u otros. Cuando todo estaba listo para la investidura del presidente cesado por el gobierno español central que encabeza el ultraderechista, Mariano Rajoy,flaquea, se acobarda y traiciona el líder del Parlament, Roger Torrent, al tomar la decisión unilateral de aplazar la sustantiva ceremonia.

No le importó nada: los independentistas que se agolpaban en las calles de Barcelona para exigir el cumplimiento de la orden de las urnas, la expectativa mundial, y sobre todo, la lucha de años por la República de Catalunya.

Charles Puigdemont, como siempre ha sido sincero y vertical, por twiter manifestó: “Soy humano y también dudo… también me equivoco” en franca referencia a lo ocurrido.

Casi al unísono, tanto el presidente cesado Charles Puigdemont y el exconseller Toni Comín, dicen los cables, han reaccionado a través de las redes sociales a la difusión de los mensajes entre ambos en los que el líder de JxCat confesaba al dirigente de ERC asilado en Bruselas que se viven “los últimos días de la Catalunya republicana” y que “esto se ha terminado” porque “los nuestros nos han sacrificado”.

Poco después, en la vorágine de los comunicados, tanto Puigdemont como Comín confirmaron la veracidad de los mismos aunque han querido elevar su más enérgica queja por el hecho de que con dicha difusión se haya violado su privacidad.

Dentro de esa violación, también se difundió el correo de Puigdemont, en el cual reconocía el triunfo de la Moncloa.

Y en la misma línea de nuestro, epígrafe, en un mensaje de Twitter, Puigdemont recuerda su condición de periodista, por la que siempre ha entendido “que hay límites, como la privacidad, que nunca se deben violar”.

De inmediato, deja claro, algo que no ha sido difundido con la misma cobertura que lo anterior, cuando en esos momentos de duda como consecuencia de la decisión del presidente del Parlament, Roger Torrent, de aplazar el pleno de investidura, Puigdemont ha reafirmado: “también soy el president y no me echaré atrás por respeto, agradecimiento y compromiso con los ciudadanos y el país”.

Traición y grandeza, es lo que ha ocurrido en el caso catalán. Eso no se acaba hasta que se acaba.

Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com