Menu:

Buscar por fecha:

<   octubre 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

COMENTARIO A TIEMPO

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 08-01-2018 | [Imprimir]
ARACELI SOLANO ORTIZ

Por Teodoro Rentería Arróyave


Para Silvia,, mi vida, mi amor, mi cómplice, por los 54 años de feliz noviazgo, exacto se cumplieron en la víspera y que disfrutó ahora, en toda mi existencia y más allá de ella.
Emprendió en la tarde-noche de Reyes, no podía ser de otra manera, el viaje al éter eterno nuestra respetadísima colega y muy querida amiga, Araceli Solano Ortiz, oriunda del entonces Distrito Federal y tamaulipeca por decisión propia.

Su historia en la difícil pero a la vez subyugante profesión del periodismo es sui géneris de principio, y no dijo al fin, porque seguro que donde esté seguirá en la reporteada, en la defensa comprometida por valiente de las libertades de prensa y expresión y por la integridad física de todos sus congéneres.

Araceli nació en el Distrito Federal, hoy ciudad de México, el 24 de noviembre de 1926, allá por el rumbo de Clavería, se educó en escuelas religiosas, por ello admiré siempre su posición laica, con la que concordábamos, respetuosa de todas las religiones, sin profesar ninguna y menos dogmas de fe, pero defensora al igual, del derecho a creer.

Muy joven su padre, al fin hombre de mar, le consiguió su primer trabajo en la Secretaría de Marina, precisamente en la Oficina de Prensa, puesto que desde niña había demostrado su interés por las noticias y por la redacción; se distinguió de tal manera que en pocos años ingresó a la misma dependencia, pero de la Presidencia de la República, sus éxitos fueron tan conocidos que el presidente Miguel Alemán Valdés la designó como “La Niña Consentida”.

Cuando asume la gubernatura de Tamaulipas, en la década de los 50s, el médico Norberto Treviño Zapata, la invita a integrarse como directora de noticias de la primera radiodifusora de estado de esa entidad, ahí se inicia su trabajo en medios, que la lleva a incursionar en todos: inaugura su indomable columna en prensa escrita titulada “Burbujas”, que después convierte en revista y luego en periódico. En televisión tuvo su espacio informativo.

Su prestigio fue tal, que en forma natural se convierte en líder gremial, a tal grado que rescata la Unión de Periodistas Democráticos, la UPD de Tamaulipas, misma que a nivel nacional fue una de las dos organizaciones fundadoras de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP.

Nos conocimos en el Congreso Constituyente de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, hace 15 años, es decir, nos conocimos en la etapa de la madurescencia, ella mayor 11 años más que el autor, seguro que por ello se convirtió en una delicada pero la vez firme consejera del presidente primigenio de nuestro ente nacional, sus aportaciones fueron vitales y ahora reflexiono sobre algunas que no tomé en cuenta.

“La velamos ayer durante la tarde y por la noche fue la cremación”, nos relata su nieta, Adriana, “hoy iré por sus cenizas sabiendo que ese polvo no es ella, es sólo el resto material del cuerpo. Pues ella, es su esencia y su alma.... Ahora me cuida desde un plano etéreo, lleno de gozo, donde no existe el dolor. Van a disculpar que no escriba para mi abuela una esquela tradicional, algo religioso... Ella no era lo uno ni lo otro. Me jalaría hoy los pies si me atrevo a santificarla o encajonarla a convencionalismos.

Oscar Alvizo, presidente actual de la UPD, nos informó: “De Luto el periodismo tamaulipeco”, nosotros, agregamos, el gremio nacional. Siempre la recordaremos como la periodista y líder gremial comprometida y aguerrida.

Araceli, tuvo una sola hija, Araceli López, una sola nieta, Araceli Alcayaga y tres bisnietos: Carlos, Gerardo y Claudia. A ellos, demás familiares y amigos nuestra muy sentida solidaridad. Adriana en plática telefónica me recordó: “Mi abuela te quiso mucho”, y le respondí: “Y yo más”. In Memóriam.

Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de laFederación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com