Menu:

Buscar por fecha:

<   junio 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

El Penacho de Moctezuma en 10 datos

Categoría: Cultura | Colocada por: ASICH | Fecha: 20-12-2017 | [Imprimir]
El Penacho de Moctezuma se encuentra en el Weltmuseum Wien (Museo del Mundo en Viena, Austria), y desde 1991 comenzó la polémica sobre su pertenencia. En ese entonces, México exigió a Austria la devolución de la pieza, pero no obtuvo respuesta.
En el 2011, la diplomacia mexicana suavizó la petición y ofreció un intercambio temporal del penacho a cambio de una carroza dorada
que perteneció al emperador Maximiliano de Habsburgo que se exhibe en el Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec.

Sin embargo, la ciencia desplazó a la diplomacia, pues el frágil estado del penacho hace imposible su traslado. Ni por vía aérea, marítima o terrestre. Cualquier vibración lo dañaría considerablemente.

En el Museo Nacional de Antropología e Historia de la Ciudad de México se exhibe una réplica del Penacho de Moctezuma, elaborada en 1940 por el amanteca mexicano Francisco Moctezuma. No tuvo acceso al original, por lo que lo construyó a través de imágenes de archivo.

Aquí te invitamos a conocer información de este tocado prehispánico que tal vez no conocías.

El Penacho de Moctezuma, realizado en el siglo XVI, fue parte de una serie de regalos que el emperador mexica le hizo a Hernán Cortés cuando llegó a Tenochtitlán en 1519, en un gesto de bienvenida.
Este penacho es realmente un quetzalapanecáyotl o tocado de plumas de quetzal, engarzadas en oro. Fue hecho por los amantecas, que eran los artistas mexicas especializados en el arte plumario.
Mide un metro con 30 centímetros de altura por un metro con 78 centímetros de largo. Tiene plumas de cuatro especies de aves: Plumas azules del ave xiuh totol; rosas de tlauquechol, marrones de cuclillo y verdes de quetzal. Posee alrededor de 222 plumas.
Hoy se encuentra en Viena, pero nadie sabe cómo llegó allá. Se supone que era un regalo para el rey Carlos I de España, pero que el barco en el que iba habría sido saqueado por piratas, por lo que cambio de manos constantemente.
En el documental “La Historia del Penacho de Moctezuma”, se menciona que este tocado llegó a Austria en 1699 como parte de una colección del Archiduque Fernando II de Tirol, y que permaneció 200 años en el palacio de Ambras.
Luego de tres años de ausencia, la pieza prehispánica de más de 500 años de antigüedad, fue la protagonista de la reapertura del Weltmuseum (Museo del Mundo), que se conocía anteriormente como el Museo Etnológico de Viena.
En 1878 fue sometido a una restauración, en la que le añadieron pequeñas plumas en la parte inferior, le remplazaron algunas piezas metálicas de oro por latón y se le hizo un control de plagas a las plumas. La técnica no fue la ideal, pero gracias a eso, aún existe el penacho.
La mayor fragilidad del penacho se encuentra en su estructura, ya que en las 27 varillas que sostienen el abanico de plumas se han detectado al menos 29 fracturas.
La forma en que se exhibe ha cambiado. Hasta 2010 estuvo sujeto con alfileres sobre una tela negra a 90 grados de inclinación. Ahora se encuentra recostado a 22.5 grados en una vitrina diseñada para absorber cualquier vibración externa.
De conservarse en óptimas condiciones de control de luz, microclimático y de vibración, expertos aseguran que durará unos 500 años más. Por ello es que es casi imposible que salga de Austria.