Menu:

Buscar por fecha:

<   diciembre 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

Artículo único

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 06-12-2017 | [Imprimir]
Angel Mario Ksheratto

ksheratto@gmail.com

¡Ah, la feria!


No debería ser tema para una columna política… Pero lo es, en virtud de las implicaciones,resultados, escándalos y, por supuesto, el superfluo pero exagerado gasto que afecta aún más a las disminuidas arcas estatales. Se trata de la otrora magnífica “Feria Chiapas”,
evento que perdió lucimiento y tradicionalidad, desde cuando su organización se dejó en manos inexpertas y se convirtió en negocio de funcionarios en turno.
Pese a ser llamada “la feria del pueblo”, es ésta, lo más lejano al esparcimiento familiar accesible, económicamente hablando. Los altos precios de los servicios dentro de la zona donde se celebra, son justificados por los mismos comerciantes, quienes acusan a los organizadores de cobrar excesivos pagos por renta y a las autoridades municipales, de elevar los impuestos, injustificada ydescaradamente.
De esa forma, una familia de cinco miembros, queda impedida de acudir, en virtud del enorme gasto que le significa. En algunos establecimientos, por ejemplo, un taco normal que en cualquier taquería de la ciudad cuesta diez pesos, en la referida feria, puede llegar a costar veinte, sin contar con el pago de refrescos (que a veces cuestan hasta 35 pesos) y la propina que ahí, es obligatoria.
El raquítico presupuesto de los chiapanecos, no da para esos lujos. Y solo estamos hablando de comida. Los juegos mecánicos, chucherías y alguna cháchara que se antoje, así como el pago de parqueo o los pasajes del centro de la ciudad hasta las instalaciones fiesteras, quedarían totalmente fuera del alcance de un trabajador que quisiese ir a divertirse un rato.
En lo tocante al contenido, no hace falta decir que las costumbres y tradiciones chiapanecas, están totalmente ausentes. La creación de ese evento fue, precisamente, para compartir y difundir los valores regionales que hacen único al estado de Chiapas. ¿Desde cuándo no se ve un concierto de marimba en la feria?
Se ha optado por traer artistas cuyos emolumentos son millonarios y que no aportan más que una ominosa transculturización, que arrastra a los jóvenes y niños a la peligrosa inclinación al consumo de drogas o les enseña el camino a la delincuencia organizada. Lejos están aquellas coloridas presentaciones de ballets folklóricos que resaltaban nuestra rica cultura, hoy sometida al capricho de unos cuantos.
La erogación para llenar al público de música basura, no es baja; es cuantiosa.. Muchos de los “artistas” contratados, pertenecen a una de las dos grandes televisoras y basados en ello, se llevan onerosas cantidades de dinero que bien podría utilizarse para obras colectivas realmente necesarias.
Existió la posibilidad que éste año, el evento se suspendiera; había razones de peso y fondo para no llevarla a cabo: las víctimas del terremoto, la crisis económica, las impagables deudas del gobierno con proveedores y prestadores de servicios, la urgencia de reconstruir a Chiapas, los gastos electorales…
Pero no se detuvieron; Es evidente que el respeto y el luto por la tragedia, del 7 de septiembre pasado, solo fue lagrimeo de cocodrilo. Hipocresía pura que revela la indiferencia e insensibilidad del gobierno frente a las víctimas de la contingencia.
Han preferido “invertir” en una feria que está siendo un fracaso, que dotar de medicamentos a los hospitales, clínicas y centros de salud, donde los enfermos, si no tienen para sus medicinas, mueren irremediablemente. Han gastado en una fiesta pueril y no en la reparación de cientos de escuela que un día de tantos, caerán sobre desprevenidos alumnos.
La irresponsabilidad, de la mano de la indiferencia, están haciendo de la actual administración, una de las peores que ha tenido Chiapas en mucho tiempo. Cualquier gobierno con un ápice de sensibilidad y un poquito de moral pública, hubiese cancelado esa feria, que no ha sido otra cosa que fuente de malas noticias y escándalos que van de los excesos en los cobros, hasta los sexualesy los espectáculos no controlados.
Es lamentable que no se escuche ni atienda al pueblo; ello convierte al gobierno en un ente sin solvencia moral, credibilidad y afecto de los gobernados. Y pone en riesgo los pocos logros que pudieron haberse alcanzado, si es que se buscó el bienestar del pueblo.
Finalmente hay que decir que el pan y circo habitual con que se seducía a las masas, ahora es solo circo porque pan, no hay en ninguna parte. El desempleo, los despidos de trabajadores y los salarios de hambre, hacen imposible que llegue pan a las mesas de los chiapanecos. Por eso, contra todo y contra todos, se optó por el circo. ¡Gran pena!