Menu:

Buscar por fecha:

<   diciembre 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

En la Mira

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 04-12-2017 | [Imprimir]
Héctor Estrada

En Chiapas, un Frente Ciudadano de cascarón


En Chiapas la consumación del Frente Ciudadano por México nomás no termina de cuajarse. El divisionismo al interior de los partidos que lo conforman y los intereses externos en busca de candidaturas parecen elementos que lo vuelven débil de origen, como una opción con pocas posibilidades de iniciar
entre los punteros de una disputa electoral que se encuentra prácticamente a la vuelta de la esquina.
El evento de la semana pasada en el que se intentó “reanunciar” o relanzar el proyecto es ejemplo claro del presente y futuro inevitable para el Frente en Chiapas. Se trató de un evento francamente intrascendente, sin liderazgos, mal organizado y sin verdadera representatividad ciudadana. Con muchas figuras de la vieja política local que generan más dudas que confianza.
Tan irrelevante es el proyecto del denominado Frente Ciudadano en Chiapas que la presidenta estatal del Partido Acción Nacional, Janette Ovando, prefirió mantenerse de paseo antes de interrumpir sus vacaciones por “tierras sagradas”. La controversial lideresa se encuentra disfrutando plácidamente de Israel, junto al pastor de su congregación religiosa, mientras el tiempo de definiciones se encuentra efervescente.
A la coalición partidista en Chiapas no se le ve rumbo y futuro alentador. Sin embargo, se mantiene como opción de consolación para varios suspirantes que desde la clandestinidad hoy impulsan dicho proyecto ante las altas posibilidades de verse relegados de por sus propio partidos políticos. Y los nombres ya son del dominio público.
El caso más conocido es el presidente estatal del Partido Verde Ecologista de México y presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Chiapas, Eduardo Ramírez Aguilar, a quien el panorama se le ha complicado drásticamente durante las últimas semanas. Para nadie es un secreto que desde el PAN y el PRD Eduardo Ramírez mantiene una ventana abierta a la candidatura emergente.
Ramírez Aguilar, incluso, ha promovido y gestionado ante la dirigencia nacional del Verde Ecologista la integración del partido al Frente Ciudadano por México en Chiapas. Tras el inevitable fracaso de su primera opción político-electoral como candidato de la coalición PRI-PVEM, integrar a su partido a la coalición PAN-PRD-MC parecía una opción más interesante que terminar yendo sólo con el Verde a la contienda. Pero las cosas tampoco le han resultado sencillas en ese sentido.
Las posibilidades más elevadas están encaminadas a que Eduardo Ramírez termine encabezando el desfondado Frente Ciudadano como candidato externo, ante las determinaciones de la cúpula nacional que podrían no favorecerlo. Las posibilidades de triunfo se alejan en la misma proporción en que el diputado local se aleja de PRI y el Verde Ecologista.
En el otro lado se encuentra José Antonio Aguilar Bodegas,cuyas posibilidades de acceder a la candidatura priista se se ven ya muy distantes, como desde el principio pues. El ex secretario del Campo se ha mantenido en permanentes “coqueteos” con los partidos integrantes del Frente. Ha prometido la operación de la vieja estructura priista a su disposición en favor de la coalición nacional (PAN-PRD-MC). Es un personaje que aún no puede descartarse.
En ambos escenarios, las posibilidades del denominado Frente Ciudadano por México en la entidad se ven francamente muy reducidas. Al menos en Chiapas esta coalición de partidos luce hueca, sin estructura real, débil económicamente y muy fragmentada. Su nivel de competitividad es limitado y si las cosas no cambian su papel dentro de la contienda apunta a simple relleno de boleta electoral… así las cosas.