Menu:

Buscar por fecha:

<   junio 2018   >
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

EDUCAR

Categoría: Opinión | Colocada por: ASICH | Fecha: 16-10-2017 | [Imprimir]
PITA LADDAGA

LA TELEVISIÓN Y OTROS MEDIOS ELECTRÓNICOS II


Una manera de propiciar que nuestros hijos reflexionen y usen su criterio es ver junto con ellos los programas seleccionados para discutirlos en un ambiente informal
Por lo general, en la etapa de la adolescencia, los jovencitos aún no tienen la madurez intelectual y emocional para
juzgar los mensajes sin una orientación adecuada que vaya templando y afinando su discernimiento.
La televisión suele presentar actitudes y comportamientos confusos y abrumadores para los jovencitos. La violencia, la sexualidad, el abuso de drogas y alcohol son temas comunes en los programas y comerciales y ellos podrían asumirlos como algo natural.
Aunque no se ha podido comprobar que la televisión hace violentos a los muchachos, pues la violencia tiene muchas otras causas, sí les va resultando cada vez más normal y cotidiana, y los va haciendo menos sensibles al dolor y la crueldad. Al ir perdiendo sensibilidad, necesitan de estímulos más fuertes para emocionarse.
Para guiar a nuestros hijos, los padres tenemos la responsabilidad de tratar de fundamentar nuestras ideas, aclarar nuestros valores y además expresarlos de tal manera que no resulte una imposición, sino otro punto de vista en la conversación. Podemos comentar las acciones de los personajes, pensar juntos si corresponden a lo que sucede en la vida real, si sabemos de alguien que se comporte de esa manera, si los personajes presentan modelos a seguir o estereotipos.
También es interesante discutir la decisión del protagonista, pensar que hubiéramos hecho en su lugar. Preguntarnos si la violencia es la mejor manera de resolver conflictos, tomar en serio la experiencia de la guerra, la miseria, la corrupción, la injusticia.
Utilizada de manera consciente y crítica, la televisión puede convertirse en un medio de unión, entendimiento, comunicación y aprendizaje en la familia. Claro que hacer de la televisión una experiencia positiva y estimulante requiere de un verdadero compromiso por parte de los padres y de una sensibilidad que les permita saber cuándo nuestro hijo prefiere un silencio ante lo que ha visto.
Los juegos de videos constituyen una diversión similar a la televisión y pueden generar el mismo tipo de adicción si su uso es inadecuado
La mayoría de estos juegos suelen desarrollar ciertas habilidades. Para jugar, hay que controlar con precisión los movimientos de las manos, seguir instrucciones cuidadosamente, observar con atención, generar estrategias para solucionar los problemas que se van presentando y controlar la tensión que provoca la rapidez con que aparecen los obstáculos.
Sin embargo, cuando estos juegos se usan en exceso, las destrezas se hacen mecánicas, el adolescente se aísla, pierde oportunidades de relacionarse y de tener experiencias variadas.
En el uso moderado y racional está la oportunidad de aprovechar sus beneficios.
La computadora se ha convertido en una herramienta de trabajo sumamente útil, pero no es la solución a todos los problemas
La computadora facilita considerablemente algunas tareas, pero la labor de pensar, elegir, tomar decisiones, analizar, estructurar, investigar y sintetizar solamente puede realizarla la persona que la usa.
La computadora puede ser un apoyo valioso para el adolescente, para obtener información y para explorar el mundo.
Internet, por su parte, es un poderoso instrumento de comunicación que pone al mundo de la información en nuestras manos y nos acerca a lo mejor y a lo peor
El número creciente de servicios de conexión en línea y el acceso al internet le ha añadido una nueva dimensión al uso de la computadora. Ya sea en el hogar o en cafés-Internet, los jóvenes tiene acceso a una cantidad ilimitada de información: enciclopedias, noticieros, bibliotecas, imágenes y otros materiales.
Sin embargo, no todos los datos que se obtienen por este medio son confiables. Resulta difícil, incluso para loas adultos, elegir la información adecuada. Los adolescentes necesitan aprender a “navegar” con cuidado para no perder el tiempo y para evitar mensajes o anuncios que fomenten la violencia, pornografía o cualquier tipo de ideas nocivas.


PRÓXIMO:LA TELEVISIÓN Y OTROS MEDIOS ELECTRÓNICOS III