Menu:

Buscar por fecha:

<   octubre 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
Buscar:

Patrocinios:

Universidad Tecnolog�ca de la Selva

Partido Acci�n Nacional - Chiapas

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

Universidad Intercultural de Chiapas

SAGARPA

H. Congreso del Estado de Chiapas

Poder Judicial del Estado de Chiapas

HOJA DE APUNTES

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 07-07-2017 | [Imprimir]
Margarita Zavala y la “juanita chiapaneca”

Enrique Alfaro


Juan Sabines fue el primer gobernador perredista en legitimar como Presidente de la
República a Felipe Calderón y desde entonces la relación entre ambos fue buena. Cuidadoso, Sabines atendía cada sugerencia del panista, por mínima que fuera.
A mediados del sexenio calderonista, explotó el escándalo de las “juanitas”.
Los partidos habían postulado a mujeres para diputadas federales y éstas renunciaban luego que tomar posesión para que subiera el suplente que, invariablemente, era hombre.
Era el caso de Olga Luz Espinosa Morales, de quién se decía había sido secretaria de mi amigo, el químico Carlos Esquina, su suplente.
Estando Sabines y Calderón reunidos en Los Pinos, llegó Margarita Zavala quien saludó a su esposo y al gobernador de Chiapas, a quién cuestionó:
—Gobernador ¿Es cierto que harán renunciar a una diputada para que suba una de tus gentes cercanas? ¿Vas a permitir otra “juanita” más?…
Sabines negó enfáticamente que eso pudiera suceder y le aseguró a la “primera dama del país” que no pasaría jamás.
A su regreso, Sabines llamó urgentemente al hermano de la diputada, César Espinosa —actual dirigente del PRD estatal—, y le advirtió que por ninguna razón su hermana debía renunciar. Es más, al día siguiente la diputada acompañó al gobernador a una gira por la zona Selva e Icoso se encargó de publicar en medios nacionales la fotografía del mandatario acompañado alegremente de la legisladora Olga Espinosa.
Las publicaciones eran un mensaje para Margarita Zavala, eran un modo de decirle: “Vea como no habrá “juanita”, pues la diputada tiene el apoyo del gobernador”.
Y así fue: Olga nunca renunció gracias a la intervención de la esposa de Felipe Calderón, a la que ahora se le llena de calificativos por esa condición.
Por su parte, los hermanos Espinosa aprovecharon bien el impulso sabinista para, en la siguiente coyuntura sexenal, vincularse con Manuel Velasco al que actualmente sirven