Menu:

Buscar por fecha:

<   agosto 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Buscar:

Patrocinios:

Universidad Tecnolog�ca de la Selva

Partido Acci�n Nacional - Chiapas

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

Universidad Intercultural de Chiapas

SAGARPA

H. Congreso del Estado de Chiapas

Poder Judicial del Estado de Chiapas

EDUCAR

Categoría: Opinión | Colocada por: ASICH | Fecha: 24-04-2017 | [Imprimir]
PITA LADDAGA

UNA ETAPA DE CAMBIOS Y DESAFÍOS II


La tarea principal del adolescente es la búsqueda de su identidad

El adolescente tiene que descubrir quién es. Aún no tiene claro qué quiere ser, pero sí qué
no quiere ser. Los padres ya no somos sus principales modelos, en este momento nos considera anticuados y duda de nuestra sabiduría y capacidad. Las costumbres y reglas familiares, aceptadas durante años, son puestas en tela de juicio. Desobedece y se rebela para paladear el sabor de la libertad, traspasa límites que antes eran intocables e incluso a veces se expone a graves peligros. Nuestro hijo ya no puede – ni debe – reproducir automáticamente lo que le hemos enseñado. Tiene que desafiarnos para encontrar su posición y pensamiento personal; necesita discutir y poner a prueba nuestras ideas para desarrollar sus propios puntos de vista; requiere crear desacuerdos para encontrar sus valores. Tiene que alejarse de nosotros para necesitarnos menos.
Al adolescente le es imprescindible relacionarse e identificarse con muchachos y muchachas de su edad y con otros adultos ajenos a la familia
Los amigos del adolescente son sus compañeros de crecimiento, de aventuras y de desgracias; juntos inventan sus propias reglas, sus códigos y sus anhelos, juntos construyen una solidaridad que puede convertirse en verdadera amistad.
Ser rechazado por sus amigos o excluido del grupo puede ser una de las experiencias más perturbadoras para él. El adolescente busca ante todo pertenecer y ser aceptado, se preocupa constantemente por la forma en que lo ven los demás y la compara con el concepto que tiene de sí mismo. Las dudas ante su imagen lo hacen mostrarse sumamente tímido e inseguro algunas veces, y otras arrogante, confiado y provocador.
El adolescente se debate entre el deseo de ser igual a los demás compañeros y la necesidad de diferenciarse y encontrar su propio yo, su identidad personal.
Esta es la edad más conflictiva y contradictoria, pero también la más prometedora
La adolescencia es un momento de estar centrado en sí mismo, de ser egoísta, intolerante, exigente y calculador, pero también es un tiempo de generosidad y entrega, de esfuerzo y de pasión. Es una etapa en la que surgen con gran fuerza los ideales, en la que se cree firmemente en la posibilidad de realizar los sueños y nos enamoramos por primera vez.
La adolescencia es una fase crucial para el desarrollo del niño y para los padres, una estupenda oportunidad de redescubrir a nuestro hijo y encontrarnos con él de otra manera; de aprender a ser flexibles y pacientes, de renunciar a la batalla por el poder, de reconsiderar y revisar nuestro estilo de ejercer la autoridad; de mantener abierta la comunicación sin inmiscuirnos en sus asuntos. Es el tiempo de cultivar una relación para toda la vida.



PRÓXIMO: CRISIS DE LOS HIJOS, CRISIS DE LOS PADRES