Menu:

Buscar por fecha:

<   octubre 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
Buscar:

Patrocinios:

Universidad Tecnolog�ca de la Selva

Partido Acci�n Nacional - Chiapas

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

Universidad Intercultural de Chiapas

SAGARPA

H. Congreso del Estado de Chiapas

Poder Judicial del Estado de Chiapas

COMENTARIO A TIEMPO

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 12-04-2017 | [Imprimir]
¡QUÉ TRISTEZA!

Por Teodoro Rentería Arróyave


PUEBLA, PUEBLA. Primero, por las libertades de Prensa y Expresión y en ese contexto, por
una entrevista con Marcelino Perelló, entonces máximo líder del Movimiento Estudiantil del 68, fui apresado por agentes de la temida y ahora desaparecida Dirección Federal de Seguridad, DFS, y presentado en las instalaciones de la Secretaría de Gobernación.

¡Qué tristeza! Que por este sujeto en el que creímos estudiantes y periodistas, en mi caso personal que se conjuntaban ambas situaciones, ahora descubramos su verdadera y enfermiza personalidad.

Como es del dominio público fue echado, corrido, vergonzosamente de la señal de Radio Universidad, nada menos que la radiodifusora de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, que en su cerca de 8 décadas de existencia ha acumulado todo un acervo de estupendos programas y de controles remotos dedicados la educación, a la ciencia y a la cultura.

Va la historia: eran los días previos, a lo que nadie nos imaginábamos, la masacre del 2 de octubre en Tlatelolco; muy joven el más grande comunicador de México, el bachiller Álvaro Gálvez y Fuentes, nos confió la dirección Periodística de INFORMEX, la Primera Agencia de Noticias Mexicana.

Uno de los reporteros, también muy joven, y estudiante del Instituto Politécnico Nacional, Raúl Cruz Zapata, me informó que estaba a punto de lograr una entrevista con Marcelino Perelló.

Lograda la cita, Raúl me invitó a que la presenciara; fuimos a Ciudad Universitaria y momentos antes del encuentro con el líder estudiantil se nos informó que el Ejército iba a entrar a CU. Todo fueron carreras y se suspendió el encuentro.

Cruz Zapata con la insistencia del periodista al fin logró la entrevista y me entregó la grabación en la redacción de INFORMEX; la escuché hasta en tres ocasiones y consideré que era un material periodístico de primera, no lo pensé mas, la transmití por dos radiodifusoras de nuestros clientes muy respetados: XEW y Radio Mil.

En nuestro convenio con estos clientes existía la obligación de INFORMEX de interrumpir la programación normal cuando se suscitara una noticia que lo ameritaba.

Según me contaron llegaron como 40 agentes federales a las instalaciones de la W y otros tantos a Radio Mil para detenerme. Alguien les informo burlonamente que eso se transmitía desde INFORMEX cuyas instalaciones eran vecinas de la Secretaría de Gobernación.

10 agentes fueron por mi; me llevaron a Gobernación. Después de tenerme 4 horas y media en solitario en un cuarto semi obscuro, me condujeron ante el entonces director general de Comunicación Social de la dependencia. Cuando inició el interrogatorio el seudo comunicador o seudo policía, lo llamaron de la oficina del Secretario.

Al dejarme solo, el periodista se vio obligado a investigar y abrí el primer cajón de su escritorio donde me encontré hojas de papel de desecho, ahora de reaprovechamiento, en el segundo cajón pedazos de pan duro, y en el tercero ¡Oh sorpresa! Calcetines, hilos, huevo y agujas para zurcir dichas prendas.

¡A este pobre me lo como solo! Pensé.

Así sucedió: después de un intento de adoctrinamiento me permitió abandonar las instalaciones.

Como todos los seres humanos los periodistas vivimos angustias y claro sentimos el miedo a lo que nos pueda suceder.

¡Qué tristeza! Haber vivido esos momentos por un sujeto que no lo merecía y que ahora nos descubre que aparte de soez es un misógino irredento, que todo haya sido por el Movimiento Estudiantil del 68 que como hemos dicho siempre, es el parteaguas de las libertades en nuestro país.

Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com