Menu:

Buscar por fecha:

<   octubre 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
Buscar:

Patrocinios:

Universidad Tecnolog�ca de la Selva

Partido Acci�n Nacional - Chiapas

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

Universidad Intercultural de Chiapas

SAGARPA

H. Congreso del Estado de Chiapas

Poder Judicial del Estado de Chiapas

PUNTO DE VISTA

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 11-04-2017 | [Imprimir]
Mario Tassías

Se ha repetido con firmeza que el abstencionismo electoral es un reto para el ejercicio de la democracia. La falta de participación en el acto de votar, es quizás, el fenómeno más
amplio de la apatía participativa pero también, muestra de desacuerdo con los poderes establecidos. El tema lo escurren, por decir lo menos, los partidos políticos y las instituciones electorales.

Según el Latinobarómetro (un estudio de opinión pública que aplica anualmente alrededor de 20.000 entrevistas en 18 países de América Latina representando a más de 600 millones de habitantes), los jóvenes han perdido la confianza en la institución electoral y en los partidos políticos.

Los jóvenes en México, hombres y mujeres representan más del 35% por ciento del padrón electoral, un porcentaje que en números representan a poco más de 29 millones de electores. Suficiente para no desdeñar a quienes si se decidieran a votar, podrían cambiar el sentido de una elección. Pero ¿por qué no votan los jóvenes?

Hay muchas respuestas. Entre los jóvenes hay una generalizada opinión sobre el abstencionismo respecto a la actuación pública de los políticos a quienes califican como deshonestos, arribistas y sin carrera política que los avale como promotores del bienestar de la colectividad.

Por otro lado, las preocupaciones de los jóvenes, al menos en Chiapas, no pasa por la política. En 2015, el INEGI les preguntó cuáles eran sus intranquilidades y los porcentajes de respuestas muestran que estos chiapanecos están preocupados por la pobreza (50.0%), la salud (45.7%), el desempleo (41.0%), la inseguridad (34.7%), la educación (34.0%), el aumento de precios (30.9%) y la corrupción (17.5%). Los jóvenes representan el 28.4% de la población total en Chiapas. La política y la participación en procesos democráticos, no es prioridad.

Desde su percepción, todas las instituciones generan una mafia y en ellos buscan “manipular” al pueblo a través de “generosas acciones” que en realidad caen en paternalismos, pero no solucionan los problemas.

Los organismos electorales, están corrompidos, se mueven mediante influencias y el dinero de los que tienen el poder o el poder que da el dinero.

La desconfianza es latente y a lo largo de los años los políticos y las instituciones han trabajado de manera sucia y muy poco con la ciudadanía que no se da cuenta o no quiere darse cuenta de qué tan corruptos son estas instituciones.

Quienes se interesan por los procesos políticos del país, argumentan que debido a su juventud difícilmente entienden algunos procesos de la política nacional.

A quienes no interesan los procesos políticos, muestran desilusión porque las decisiones políticas no son lo mejor para el país. México sufre imposición y eso no es bueno para el ejercicio de la democracia. La imposición no toma en cuenta la participación de la gente.

Podemos ahora entender, ¿por qué no votan los jóvenes?