Menu:

Buscar por fecha:

<   mayo 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Buscar:

Patrocinios:

Universidad Tecnolog�ca de la Selva

Partido Acci�n Nacional - Chiapas

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

Universidad Intercultural de Chiapas

SAGARPA

H. Congreso del Estado de Chiapas

Poder Judicial del Estado de Chiapas

CAFÉ PARA TODOS

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 05-04-2017 | [Imprimir]
ALBERTO CARBOT

* EMILIO LOZOYA Y JAVIER DUARTE EN LA MIRA POR EL CASO “ODEBRECHT”; EN JUNIO LOS NOMBRES DE LOS IMPLICADOS CON LA EMPRESA BRASILEÑA

* MARGARITA ZAVALA YA REBASA POR 3 PUNTOS A LÓPEZ OBRADOR; MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG, A SÓLO 2 DEL LÍDER DE MORENA, DE ACUERDO A UNA ENCUESTA DE “EL FINANCIERO”

Cuando se compara al aparato de justicia de México con el de naciones avanzadas, suele hablarse de diferencias abismales, a pesar de los grandes progresos que ha habido en los últimos tiempos, como la instauración reciente de los juicios orales.

Sin embargo, aún en los casos que se compara a la justicia mexicana con la de otros países de similar desarrollo como Perú y Brasil, parece que en nuestro país todavía se avanza a destiempo.

Un ejemplo muy claro es el del escándalo conocido como “Odebrecht”, en el cual hay funcionarios del más alto nivel de 12 países -la mayoría latinoamericanos-, involucrados en la entrega de millonarios sobornos por parte del consorcio brasileño de la construcción.

A diferencia de naciones como Perú y Brasil -donde ya se ha señalado como responsables a los ex presidentes Alejandro Toledo, sobre el cual inclusive ya pesa una orden de captura, y Luiz Inazio “Lula” da Silva, a punto de ser encausado-, en México las cosas van con tal lentitud, que ni siquiera se han dado a conocer los nombres de los funcionarios involucrados.

Apenas se ha informado que la Procuraduría General de la República (PGR) citará a declarar al exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya Thalmann, sobre quien pesan las principales sospechas del caso, según fuentes cercanas a la investigación.

Lozoya fue quien presentó a Marcelo Odebrecht, dueño del consorcio brasileño con Enrique Peña Nieto, aunque los primeros contactos con el gobierno ocurrieron desde la gestión de su antecesor.
También se comenta que serán interrogados otros 17 funcionarios de Pemex que participaron en la asignación de contratos a “Odebrecht” o sus subsidiarias, sin que tampoco hasta el momento se hayan divulgado sus nombres.

Otros de los ex directores de Pemex a quienes se señala en las indagatorias como involucrados, son Juan José Suárez Coppel -director General con Felipe Calderón Hinojosa, desde septiembre de 2009 hasta el diciembre de 2012- y Alejandro Martínez Sibaja, ex titular de Pemex Gas.

De acuerdo con las investigaciones preliminares, Pemex otorgó a “Odebrecht”, sin licitación, contratos para la modernización de 3 refinerías por 2 mil 500 millones de dólares a costos que se elevaron 66 por ciento por encima de los originales, según denuncias de la Auditoría Superior de la Federación.

La investigación de la PGR prevé tomar declaraciones a directivos de “Odebrecht”, incluido su presidente, quien actualmente se encuentra detenido en una prisión brasileña, luego que el escándalo se destapó en un tribunal de Nueva York, el pasado 21 de diciembre.

De acuerdo con el diario “El Financiero”, en las últimas semanas, Carlos Requena, representante de esa compañía en México y directivo de la conocida firma de abogados que lleva ese apellido, propuso un acuerdo reparatorio que incluía la devolución de hasta 20 millones de dólares a cambio de no abrir la indagatoria.

Sin embargo, la ridícula oferta fue rechazada por la PGR, y el 25 de enero Pemex presentó una denuncia formal en la procuraduría “contra quien resulte responsable”. El voluminoso expediente del caso señala que la empresa brasileña hizo 3 pagos por un total de 10.5 millones de dólares a funcionarios de la paraestatal.

Para esta misma semana está previsto que sean entregados los primeros citatorios para comparecer ante la PGR sobre este caso por los delitos de cohecho y enriquecimiento ilícito, al que se podría agregar daño patrimonial si se comprueba que hubo sobreprecio en las obras ejecutadas por el conglomerado sudamericano, algo de lo que muy pocos dudan.

México ha mostrado su disposición a colaborar con las autoridades brasileñas, por lo que el pasado 16 de febrero, el procurador Raúl Cervantes Andrade viajó a Brasil a un cónclave de fiscales de todas las naciones que se han visto implicadas en este bochornoso tema.

EN JUNIO SE DARÁN A CONOCER LOS NOMBRES DE LOS FUNCIONARIOS MEXICANOS INVOLUCRADOS

Se espera que el próximo 3 de junio los nombres los funcionarios mexicanos que se beneficiaron con estas jugosas compensaciones serán revelados por el gobierno brasileño a las fiscalías de los países en los que “Odebrecht”, pagó sobornos, entre ellos México, Argentina, Dominicana, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador y Guatemala, lo que no es buena noticia porque eso ocurrirá justo un día antes de las elecciones en el Estado de México.

“Odebrecht” y sus filiales Braskem, Mina-Trico y Ebramex -que además opera el complejo petroquímico Etileno XXI, en el que se invirtieron a partir del 2011 unos 5 mil 200 millones de dólares-, cooptaron a los funcionarios de Pemex y a otros integrantes de la clase política.

Uno de los posibles implicados en el caso sería el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien de acuerdo a algunas versiones, entre 2010 y 2015 firmó diversos contratos con la empresa brasileña.

Según el portal “Animal Político”, en agosto de 2011 Marcelo Odebrecht, entonces dirigente de la firma involucrada, se reunió en Sao Paulo con el ex mandatario veracruzano, para cerrar una inversión por 3 mil 500 millones de dólares en el estado, para el proyecto Etileno XXI, la mayor planta petroquímica de América Latina.

El representante brasileño dijo que la mayor inversión foránea de su empresa estaba en Veracruz porque era un estado “que tiene gobernabilidad y un mandatario con gran sentido social”.

¿Quién iba a decirlo? Hoy Marcelo Odebrecht está en prisión y Duarte es perseguido por la Interpol en más de 180 países por corrupción y enriquecimiento ilícito.

El proyecto de “Odebrecht” en la entidad se extendió prácticamente toda la administración de Javier Duarte, de quien por supuesto no se ha dicho nada sobre su participación en este caso.

Odebrecht al parecer encontró en Veracruz una suerte de paraíso de la corrupción, lo que le permitió también participar en otro proyecto en 2011, para la construcción de una hidroeléctrica en la zona de Jalcomulco, en los cauces del río La Antigua, con una inversión inicial de 450 millones de dólares.

Se trataba de una sociedad empresarial entre el gobierno de Veracruz y el grupo brasileño para captar y almacenar agua del río La Antigua y una de sus ramificaciones, el río Pescados.

El portal “Animal Político” recordó que en 2013, el gobierno de Javier Duarte firmó un contrato de prestación de servicios para abastecimiento de energía eléctrica por 25 años con la empresa brasileña.

Pero aparentemente pronto se descubrieron anormalidades en este caso, pues un año más tarde la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) informó que no conocía del proyecto impulsado por autoridades estatales, mientras la Comisión Nacional del Agua reconoció que el grupo brasileño no contó con documentos en regla para iniciar con la obra.

Lo peor del caso es que mientras “Odebrecht” enfrentaba un proceso en Brasil por corrupción, en Veracruz ganó en agosto de 2015 un concurso para realizar obras del Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano y una concesión de operación de 30 años para abastecimiento de agua en la región Veracruz-Boca del Río-Medellín.

Fue en marzo de este año cuando Marcelo Odebrecht fue condenado a 19 años de cárcel en Brasil, pero eso no le importó a Duarte porque la concesión se mantuvo sin cambios.

Sin embargo, muy pronto se sabrá quiénes fueron los funcionarios mexicanos implicados en este escándalo de sobornos, que ha involucrado a la mayor empresa de construcción de América Latina, con figuras de primera fila de la escena política de la región y obviamente de México.

GRANOS DE CAFÉ

A casi un año de las elecciones presidenciales, Andrés Manuel López Orador parecía que marchaba en solitario y su triunfalismo se reflejaba en los amplios apoyos que comenzó a cosechar en varias zonas del país, no sólo de simpatizantes de Morena o del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Sin embargo, la terca realidad siempre se impone y a estas alturas -cuando va por la tercera y la vencida-, el político de Macuspana ya debería haber aprendido ese sabio apotegma deportivo que dice que “esto no se acaba hasta que se acaba”, inmortalizada por Yogi Berra, el legendario cátcher de los Yankees de Nueva York.

La más reciente encuesta del diario “El Financiero”, publicada este lunes, arrojó un resultado inquietante para López Obrador, quien parecía que ahora si se despegaría del pelotón principal para iniciar su sprint final.

Empero, resulta que Margarita Zavala, la ex primera dama panista, lo rebasó con un 32 por ciento de las preferencias del voto, contra 29 por ciento de Andrés Manuel y 27 de Miguel Ángel Osorio Chong, el secretario de Gobernación.

A estas alturas, la elección se perfila a tercios, pues entre los 3 punteros se concentra el 88 por ciento de las preferencias.

En un lejano cuarto lugar -con apenas 8 por ciento de los votos-, aparece Miguel Ángel Mancera, el jefe de gobierno de la capital. En tanto, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez “El Bronco”, apenas acapara un 4 por ciento.

López Obrador fue rebasado por la derecha por Margarita Zavala, la esposa del expresidente Felipe Calderón, al subir 5 puntos respeto a la anterior medición realizada hace 2 meses. Por su parte Osorio escaló 7 puntos, mientras López retrocedió 4. Parece que para el jefe máximo de Morena no resultó muy rentable su reciente gira por el país y varias ciudades de Estados Unidos.

El enemigo de la “mafia del poder” se vio muy mal cuando acusó de “provocador” al padre de uno de los 43 estudiantes de Ayotzinapa durante un evento en Nueva York con migrantes, y tampoco le benefició mucho sus ataques al Ejército mexicano, al que acusó de violar los derechos humanos y de ser responsable de la desaparición de los normalistas.

A tal grado se le vino el mundo encima que tuvo que salir a decir que los soldados eran “el pueblo en uniforme”, pero el daño ya estaba hecho.

A Osorio Chong ya le dejó de perjudicar el incremento de la gasolina y a Margarita le beneficia haber actuado con cierta prudencia durante las últimas semanas…Sus comentarios envíelos al correo gentesur@hotmail.com