Menu:

Buscar por fecha:

<   diciembre 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

En la Mira

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 07-03-2017 | [Imprimir]
Héctor Estrada

Las apuestas de Manuel Velasco fuera del PRI-VERDE


Ante el descarte prácticamente definitivo de sus posibilidades electorales, las apuestas
políticas de Manuel Velasco Coello, con miras a la contienda presidencial de 2018, han comenzado a definirse lejos de los partidos que lo llevaron al gobierno de Chiapas (el Partido Verde Ecologista de México y el Partido Revolucionario Institucional), anticipando su inminente derrota a manos del Movimiento de Renegación Nacional (MORENA) o el Partido Acción Nacional (PAN).
Los acercamientos del gobernador chiapaneco con figuras presidenciables como Andrés Manuel López Obrador son ya del dominio público. Las recurrentes visitas a la Ciudad de México, facilitadas por Fernando Coello, para negociar posibles “alianzas discrecionales” a fin ofrecer apoyo gubernamental a la candidatura de López Obrador, a cambio de otros tantos beneficios políticos, se han vuelto un secreto a voces.
La contienda presidencial se ha estado cerrando a sólo dos posibilidades reales para el relevo de 2018. Una es el Movimiento de Regeneración Nacional, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, quien se ha fortalecido con la decadencia del gobierno federal; y la otra es la representada por el Partido Acción Nacional, y sus posibles alianzas, que está colocado ya como la única competencia cercana al puntero de las encuestas.
En los acercamientos con el PAN las cosas no han sido sencillas para Manuel Velasco. Margarita Zavala, quien se vislumbra como la candidata de mayores posibilidades dentro del blanquiazul, se ha negado una y otra vez a entrevistarse con el gobernador chiapaneco, que no ha ocultado su interés por todas las vías posibles para acercarse a Zavala.
El ejemplo más claro de la distancia entre el proyecto presidencial de Margarita con Velasco Coello se suscitó el año pasado durante la visita de la ex primera dama a Tuxtla Gutiérrez. Y es que, pese a la insistencia de interlocutores para pactar un encuentro, Zavala se negó rotundamente a reunirse con el mandatario chiapaneco, desairando las intenciones del mermado gobernador verde.
Y lo mismo ha sucedido durante las visitas de Manuel Velasco a la ciudad de México. Con Ricardo Anaya, segundo en las encuestas internas de Acción Nacional, las cosas no han sido tan distintas. Ha habido un evidente alejamiento durante los últimos años, debido a actitudes y muestras públicas de apoyo, por parte de Velasco Coello, con relación a las aspiraciones de su amigo Rafael Moreno Valle.
Ahí está el origen de la posición en la que hoy se encuentra el gobernador chiapaneco con respecto a la contienda interna del PAN. Manuel apostó de manera prematura por uno de las aspirantes azueles y se ha quedado con sólo una carta dentro del juego presidencial panista. Por eso hoy las fichas del gobierno de Chiapas parecen estar volcadas hacia la candidatura del ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.
Fuentes periodísticas cercanas al CEN del PRI asegura que Manuel Velasco y el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, se han convertido (dentro PRI-PVEM) en los principales promotores de la candidatura de Moreno Valle ante al gobierno de Enrique Peña Nieto. Finalmente, los lazos del ex gobernador poblano con el PRI son aún más fuertes que los que lo unen a la verdadera militancia panista.
López Obrador y Moreno Valle son las cartas a las que actualmente Manuel Velasco ha decidido apostar. Una que no garantiza ninguna seguridad de lealtad, pero representa una candidatura garantizada y posible ganadora; y otra que ni siquiera tiene seguro participar en la contienda, pero significa la única opción dentro de la contienda interna blanquiazul. Se trata, sin duda, de un panorama que podría modificarse con el paso de los meses cuando los frentes de disputa electoral estén mejor definidos… Así las cosas.