Menu:

Buscar por fecha:

<   diciembre 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

En la Mira

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 23-02-2017 | [Imprimir]
Héctor Estrada

Amenaza rectoría de la UNACH a incentivos docentes


Tremendo lío se cocina en la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) donde la
inconformidad apunta a reventar este jueves, debido a presuntas medidas “tramposas e ilegales”, aplicadas desde Rectoría, que podrían afectar de manera directa a los resultados de evaluación docente y los “estímulos” económicos federales asignados por medio de este procedimiento.
Y es que, este 23 de febrero por la mañana, docentes de tiempo completo han convocado a una conferencia de prensa para denunciar públicamente las intenciones de la Rectoría, a cargo de Carlos Eugenio Ruíz Hernández, para realizar una evaluación retroactiva al personal académico. Un procedimiento que, aseguran, sería completamente arbitrario.
El asunto que reventará a partir de este jueves comenzó a fraguarse desde 2015 cuando la rectoría de la UNACH inició la modificación del reglamento para la evaluación docente que anualmente se aplica al personal de tiempo completo. Los cambios se enfocaron a la reducción o eliminación de puntuaciones por logros académicos y elevar la complejidad de los puntos evaluatorios.
El objetivo parecía claro desde el inicio: dificultar la posibilidad de mantener o alcanzar nuevos niveles académicos y con ello, disminuir el monto y cantidad de los “estímulos” que por ley le corresponde al personal docente, de acuerdo al nivel alcanzado en la evaluación. Se trataba de un rumor a voces que circulaba por las diversas facultades universitarias, pero que simplemente no se había consumado.
Sin embargo, “la bomba” estalló esta semana cuando sin ninguna notificación previa fue publicada la convocatoria para el proceso evaluatorio bajo el nuevo reglamento aprobado apenas el pasado mes de septiembre. En palabras simples, ahora pretenden no sólo evaluarlos bajo condiciones menos favorables, sino también aplicarles un examen general a su desempeño durante 2016, con reglas modificadas y aprobadas a finales de ese mismo año.
El procedimiento no sólo significaría un acto ilegal, además se muestra a todas luces como una medida tramposa y mañosa. La rectoría, que encabeza Carlos Eugenio Ruíz Hernández, no puede incurrir en semejante ilegalidad, pues estaría abriendo la puerta a una serie de litigios jurídicos y conflictos internos que terminarían socavado aún más a la débil administración universitaria que hoy tiene a la UNACH en una severa crisis silenciosa.
Porque el conflicto no se advierte nada sencillo. Ha tocado las fibras de un sector universitario que francamente se había mantenido muy tranquilo durante los últimos dos años. Se trata de dudas inevitables ante un procedimiento tan irregular, pues ¿qué intenciones se esconden de fondo? ¿Por qué afectar de manera directa los recursos destinados a los incentivos docentes? ¿Hay objetivos económicos o financieros de por medio? y ¿Quién está realmente detrás de estas decisiones?
Hay, incluso, quienes se atreven a asegurar que la decisión ni siquiera fue tomada a conciencia por el mismo rector. Que se trata de “estrategias oscuras” por parte de cercanos a la Rectoría para desestabilizar la permanencia de Carlos Eugenio, ante su vulnerable situación de poder. Lo cierto es que el actual rector parece navegar más sólo que nunca y las malas decisiones pueden dificultar el buen término de su gestión al frente de la máxima casa de estudios en Chiapas… Así las cosas.