Menu:

Buscar por fecha:

<   mayo 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Buscar:

Patrocinios:

Universidad Tecnolog�ca de la Selva

Partido Acci�n Nacional - Chiapas

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

Universidad Intercultural de Chiapas

SAGARPA

H. Congreso del Estado de Chiapas

Poder Judicial del Estado de Chiapas

JAQUE CON DAMA

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 14-02-2017 | [Imprimir]
Irma Ramírez Molina

**Elecciones en crisis**


No es cosa menor ahora mismo organizar procesos electorales en México, en medio de una
crisis financiera y política mundial, ya que hoy en día, ningún tema está aislado y ya nada está lejos, sino más bien, todo está cerca.
Chiapas no es la excepción de lo que ocurre en Estados Unidos, más cuando es gobernado por un demente y obsesionado de los indocumentados mexicanos.
Todo afecta, y la crisis mundial de la economía atraviesa por la conducta de los políticos mexicanos y de la localidad que no dan resultados favorables en los bolsillos.
Si no hay resultados en los políticos ni en la políticas públicas, no hay confianza, por ello tras la desconfianza viene el hartazgo y después sigue la anarquía y el caos, además de que nadie quiere estos escenarios.
Por eso resulta primordial y sustancial que todos los actores políticos del país y de Chiapas hagan un alto total y revisen con seriedad la crisis actual.

INE
Por eso, retomo un artículo periodístico, casi sin quitarle una coma, del Consejero Presidente Nacional del INE, Lorenzo Córdova Vianello, quien recoge mucho de la crisis global que golpea el país en la víspera de los comicios del 2018.
“La Estrategia Nacional de Cultura Cívica (Enccivica) se ha realizado con el propósito de establecer la hoja de ruta que permita al INE contribuir con tareas permanentes y transversales a las elecciones, a la generación de un cambio cultural que implique una ciudadanía cada vez más “empoderada”, es decir, que se apropie y ejerza de manera responsable sus derechos (no sólo políticos), que contribuya a la discusión pública y que cree contextos de exigencia a los poderes públicos, como una manera de enfrentar y disminuir los niveles de desconfianza detectados por el Informe País sobre la Calidad de la Ciudadanía en México (73 por ciento considera que no se puede confiar en la mayoría de las personas), que están mermando el tejido social y que condicionan el contexto en el que se realizan las elecciones y se recrea la convivencia democrática.
Dicha estrategia ha sido concebida como una política pública para enfrentar en el corto, mediano y largo plazos los preocupantes problemas de cultura democrática que tenemos en México. Para ello plantea la necesidad de que las y los ciudadanos se apropien del espacio público y que se sientan parte e incidan en las decisiones que afectan su vida cotidiana mediante tres ejes estratégicos, los cuales, para facilitar su comprensión y asimilar su significado, se han denominado verdad, diálogo y exigencia.
Verdad en el contexto de esta estrategia implica conocimiento e información objetiva para el ejercicio responsable de la ciudadanía, de los derechos humanos y apropiación del derecho a la información por cada persona; diálogo, un factor clave en la vida democrática, supone la creación de espacios para el debate, el establecimiento de redes que favorezcan las prácticas democráticas y para la promoción de la cultura cívica en los distintos ámbitos sociales, y exigencia que es el eje en torno al cual se vincula la generación de nuevos contextos de demandas de la sociedad hacia las autoridades e instituciones, contextos que favorezcan el cumplimiento de la palabra pública empeñada y el involucramiento (inserción) de los ciudadanos en la solu-ción de los problemas públicos que les atañen.
La cultura democrática que se impulsará mediante la Enccivica, en síntesis, tendrá que crear las condiciones para que los ciudadanos, sin dejar de ser refractarios a los problemas de injusticia, de desigualdad, de marginación o de pobreza, ejerzan responsablemente sus derechos políticos (en primera instancia, pero no sólo). Se trata, además, de que la cultura democrática contribuya a que el ciudadano no pierda su capacidad de indignación frente a las profundas desigualdades e injusticias de nuestra sociedad, y de refractariedad frente a la violencia que permea en muchos ámbitos de la vida social, y con ello se impida que en el México del mañana la desigualdad, la injusticia y la violencia, que hoy nos aquejan gravemente, se asuman como parte ordinaria y normal del paisaje político, económico y social de nuestro país”.


BASE DE DATOS…-
A principios de sexenio éramos tachados los chiapanecos como el estado más endeudado de la República Mexicana, ahora, a casi cuatro años del inicio del sexenio dejamos de serlo.
Al cumplir la entidad con los pagos a la deuda, le ha permitido dejar de estar en la lista de los 10 más endeudados del país, esto gracias a las acciones tomadas, como es el hecho de no haber creado ninguna plaza burocrática; así dejamos de ser el número 29 de los 32.***

Ramirezirma77@hotmail.com