Menu:

Buscar por fecha:

<   junio 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Buscar:

Patrocinios:

Universidad Tecnolog�ca de la Selva

Partido Acci�n Nacional - Chiapas

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

Universidad Intercultural de Chiapas

SAGARPA

H. Congreso del Estado de Chiapas

Poder Judicial del Estado de Chiapas

'El diamante pertenece a la familia Barragán'

Categoría: Cultura | Colocada por: ASICH | Fecha: 08-02-2017 | [Imprimir]

Luis Barragán, arquitecto tapatío ganador del Pritzker, falleció el 22 de noviembre de 1988 en su casa en la Ciudad de México. Sus restos serían cremados, depositados en una urna y luego, llevados a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres donde reposarían sin disturbios… Hasta que el 23 de septiembre del 2015, cuando Jill Magid retiró 525 gramos de sus cenizas para convertirlos en un diamante. Desde entonces, su legado no descansa en paz.


Ese día, ante el vacío legal y jurídico en el que se encuentra el espacio de la Rotonda, se retiró la ceniza y se introdujo un caballo de plata del mismo peso. Las cenizas se convertirían en un diamante, como parte de un proyecto cultural llamado “Los Archivos Barragán”, que desde entonces ha sido el centro de un intenso debate sobre la pertinencia de este hecho: Barragán como moneda de cambio para recuperar el acervo del arquitecto, el cual se encuentra en manos de Federica Zanco, directora de la Fundación Barragán en Suiza.

Ayer, familiares, intelectuales, académicos y arquitectos publicaron un desplegado en el que piden que las autoridades involucradas ofrezcan una disculpa, se investigue si hubo desvío de recursos públicos para apoyar el proyecto y el diamante (destruido) sea reintegrado a la urna y el caballo de plata se retire.

El tema vuelve a la palestra luego de que la diputada priista presentara una iniciativa para que los restos depositados en la Rotonda no puedan ser exhumados o retirados y formen parte del patrimonio estatal, por lo que en la coyuntura los firmantes decidieron levantar la voz.

“(La iniciativa aprobada) establece que una vez que se acepte por los familiares que sean trasladados los restos a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, no se pueda hacer la exhumación correspondiente porque formarán parte del patrimonio del estado”, destacó la presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales, la diputada priista, Rocío Corona Nakamura. Caso concreto, dijo, fue la situación “bochornosa” del arquitecto Luis Barragán, “que sus cenizas quedaron en un diamante de un anillo de compromiso, con esto se subsanará una laguna que se tenía al respecto”.

Para Emma Barragán, sobrina del arquitecto y media hermana de Hugo Barragán, el heredero que cedió las cenizas, señala que ella no se enteró del retiro de ceniza ni de la propuesta hecha por Jill Magid, “me dio mucho coraje y mucha decepción de los familiares que hicieron esto y que no debieron hacer. No pensamos en tomar acciones legales, por eso se sacó el comunicado y lo que se pretende es que legisle en esto y que salga correctamente en otra ocasión”.

En entrevista menciona que el único interés que tiene la familia es que se deconstruya el anillo y vuelva al lugar de donde no debió salir jamás. No tienen ánimo de revancha ni buscarán nada por la vía legal: “Se pretende que el diamante se pulverice y se regrese a la urna, no sé si se pueda retirar el caballito. Yo estoy de acuerdo en que se recoja el anillo, se pulverice y se regrese a su lugar, no tiene nada que hacer fuera de su urna, pero tampoco meter el anillo, no tendría nada qué hacer ahí. Queremos que se regresen sus restos”.

Sobre si ha estado en contacto con las autoridades correspondientes, menciona que recién se enteró del caso, trató de comunicarse para entablar diálogo: “Me quise comunicar (con las autoridades culturales) cuando supe de esto y ya no me contestaron”. Y deja en claro que para ella el diamante sigue siendo parte de los restos mortuorios y por tanto “el diamante pertenece a la familia Barragán”.

LA POSTURA DE VACHEZ
Deslinde de Cultura

Parte de la familia Barragán se ha mostrado molesta por los manejos que dio la Secretaría de Cultura Jalisco al tema, mencionan que para ellos la dependencia siempre estuvo al tanto; de hecho, presentaron un documento en el que aparece el nombre de la titular, Myriam Vachez, como la persona a la que le solicitaron las cenizas para su transformación. El documento es de Algordanza Memorial Diamonds, empresa que se encargó de trabajar las cenizas para convertirlas en un diamante, y cuyo costo fue de casi 28 mil dólares (476 mil pesos, al tipo de cambio del 2015).

Ante este señalamiento, la secretaria de Cultura descartó dicha participación y enfatizó que no se le pidió su autorización: “Yo no lo firmé, no hay una firma en ningún lado, no sólo eso, no se me pidió autorización. Seguramente la artista especificará porqué está mi nombre sin haberme pedido permiso, no me lo pidieron para ninguna solicitud de nada; pero además es el nombre del gobierno del Estado de Jalisco representado por mí con dirección en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, evidentemente yo no hubiera permitido algo así”.

La secretaria también busca que la propuesta de la diputada Corona llegue a buen puerto: “Me sumo a la propuesta de tener un marco normativo dado que la ausencia del mismo provocó la polémica en torno a los restos mortales de Luis Barragán. Reitero que la intervención de la secretaría a mi cargo sólo fue: Derivar a la artista y a los miembros interesados de la familia Barragán a las autoridades responsables de resolver su solicitud. Y responder al oficio mediante el cual el Ayuntamiento de Guadalajara me pedía mi opinión, que no tenía objeción alguna, puesto que se trataba de una solicitud de los descendientes de Luis Barragán únicos autorizados para disponer de sus restos mortales”.

SABER MÁS
¿Dónde está el video?

La transformación de las cenizas del arquitecto Luis Barragán en un diamante de 2.02 quilates formó parte del proyecto “Los Archivos Barragán”, diseñado por la artista plástica Jill Magid y el San Francisco Art Institute, el cual culminaría con la presentación del video “La exhumación”, que busca responder a la pregunta: ¿Qué significa que una corporación suiza —Vitra— tenga un legado cultural de México en sus manos? “Ahí es donde está el interés de todos los involucrados”, explicó Pamela Echeverría, la galerista en México de Magid y directora de la Galería LABOR.

De acuerdo con Echeverría, el video —producción de Laura Poitras, ganadora del Oscar en 2014 por “Citizenfour”— sería estrenado en octubre del 2016, en el website de Glenn Greenwald (theintercept.com); sin embargo, pasó la fecha y el material continúa sin aparecer; ante la ausencia de dicho clip, consultamos a la galerista, quien declinó hablar del paradero del audiovisual.

Suman voces en contra

La comunidad cultural se ha mostrado molesta desde el momento en que se dio a conocer el retiro de las cenizas del arquitecto, al grado que artistas e intelectuales tanto locales como de la escena nacional alzaron ya la voz a través de un comunicado.

Es así que en entrevista Héctor Bonilla, actor reconocido con dos Arieles, comenta que el problema se centra en el poco tacto con que se tomó la decisión, además del hecho de lo que él ve como una profanación: “El problema es tomarse una atribución de una cuestión tan delicada sin tener todos los acuerdos de la gente cercana y los referentes indispensables, amén de la comunidad cultural, porque esto se hizo de manera arbitraria, fuera de tono, a mí me pareció siniestro. Es decir, es una profanación. Yo no sé cómo repercuta realmente, vivimos en el país de la influencias y yo no sé si esto pase a mayores o no pase nada, hay que esperar en qué repercute el desplegado”.

Mientras que para el arquitecto Luis Esquinca “todo pecó de anormalidad, contra lo cual nos estamos peleando. Me parece que fue irregular todo lo que se dio, no sólo el hecho de violentar la tumba; sino convertir todo en un anillo que acabó como la pieza principal de un gran escándalo para hacerse de fama”.