Menu:

Buscar por fecha:

<   marzo 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 
Buscar:

Patrocinios:

Universidad Tecnolog�ca de la Selva

Partido Acci�n Nacional - Chiapas

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

Universidad Intercultural de Chiapas

SAGARPA

H. Congreso del Estado de Chiapas

Poder Judicial del Estado de Chiapas

Comentando la noticia

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 07-02-2017 | [Imprimir]
Alfonso Carbonell Chávez

Ocaso


Me gustaría empezar por definir la palabra Ocaso, para entender lo que a este gobierno
fallido de Manuel Velasco Coello, con ahínco, ha logrado construir. Destruir corrijo. Ocaso: puesta de un astro por el horizonte, especialmente la del Sol. Formal; decadencia o desaparición de algo. (Fuente: google.com.mx) y es precisamente a su segunda acepción, decadencia o desaparición de algo, al que cito y aunque doloroso, no hay manera más sucinta para expresar que este gobierno de Manuel Velasco Coello, ya hace que llegó a su ocaso. ¿O acaso me equivoco? Ya lo he dicho en mis palabras y en mis escritos; no hay nada personal. Más sin embargo el no hacerlo, es decir el no discurrir entre líneas lo abyecto de este gobierno y sistema en general de gobierno, en automático, nos convierte a todas y todos en silentes cómplices. Por decir lo menos. Manuel, es mi punto ¡debe de irse ya! No es posible que a estas alturas del partido, expresión coloquial, este gobierno nos quiera seguir engañando con miles y miles de despensas, pisos deformes, bombas “aspergentes” y miles de sacos de fertilizantes más, enseñando una foto y cargando en ristre un cheque monumental, tan monumental como su estulticia. Sé que a muchos les está yendo de “pelos” en este gobierno y que valiéndoles madres cobran cantidades ofensivas por esconder la verdad; la realidad de lo que pasa. Presumiría que estos van a obtener su castigo pero sería engañarlos. No les pasará nada y a eso le apuestan. Saben que nadie ejercerá la ley en contra de sus marranadas; amén que no habría quién cerrara la puerta. Por fuera preciso. Y así llevamos poco más de cuatro años; engañándonos a nosotros mismos. Chiapas pregunto ¡A quién chingados le importa Chiapas! ¿Qué los indígenas hermanos dueños de una cultura ancestral y las mandarinas en gajos? ¡A quien poctas le importa! Si los propios “hermanos” indígenas se matan –literal- por el manejo presupuestal en sus municipios ¡una caca de presupuesto! Y así uno recorre, de menos sensatamente, estos cuatro años y no encuentra uno más que desencuentros, corrupción, represión selectiva y alta impunidad. No lo digo yo por oídas ni venidas, sino que hay mediciones que lejos de las contrastantes de seguridad y otras menos recomendables, a diario leemos y nos enteramos que este gobierno está entre el uno y dos ¡más mal calificados! Y que contrasta con otras alegres mediciones. ¡Ya basta pué! El señorito Velasco que ya mandó a volar a su señora madre -lectura obligada-, él también debe de irse. ¡Ya no le queda nada joven gobernante! El ocaso; ¡sí su Ocaso! Está a punto de ocurrir. ¡Usted dice!; se va con medida dignidad; o de plano se somete al juicio de la historia. La de hoy y de cinco millones de chiapanecos. Me queda claro.