Menu:

Buscar por fecha:

<   abril 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      
Buscar:

Patrocinios:

Universidad Tecnolog�ca de la Selva

Partido Acci�n Nacional - Chiapas

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

Universidad Intercultural de Chiapas

SAGARPA

H. Congreso del Estado de Chiapas

Poder Judicial del Estado de Chiapas

EDUCAR

Categoría: Opinión | Colocada por: ASICH | Fecha: 31-10-2016 | [Imprimir]
PITA LADDAGA

APRENDER A SER

Una d las mayores alegrías que puede experimentar una persona es tener la libertad de ser ella misma.


Cuando somos capaces de vivir en armonía con la naturaleza y de ser espontáneos, nos
sentimos contentos, ligeros, satisfechos y nos manifestamos a los demás de manera afectuosa y abierta. En esos momentos en que somos sencillos, sinceros y creativos, todo funciona mejor, sentimos entusiasmo, gratitud y nos acercamos al amor.
Por eso, un aspecto fundamental de la educación de nuestros hijos es guiarlos para que se realicen y expresen lo que verdaderamente son.
Cada niño es único y valioso, tiene derecho a ser aceptado, a gozar y a desplegar la riqueza de su ser y ofrecerla a los demás
Los padres hemos de respetar y apreciar la personalidad las cualidades y limitaciones de cada niño, sus gustos, necesidades y deseos; darle la libertad de pensar, sentir, jugar y fantasear para que sus capacidades y talentos alcancen la plenitud, para que su existencia resulte útil, feliz y llena e sentido.
En nosotros recae la responsabilidad y el gran privilegio de cuidar- y enseñarle a cuidar – su cuerpo, su inteligencia y su sensibilidad. Nosotros somos los encargados de favorecer su contacto con el conocimiento, la belleza y la espiritualidad; de enseñarlo a relacionarse solidariamente y a perseverar en las adversidades; de llevarlo de la mano- sin caminar por él- hasta que sea independiente y pueda tomar en sus manos- hasta donde es posible- el control de su vida.
Con nuestra guía respetuosa, el niño va descubriendo que es el mundo, quién es él, que quiere hacer con su vida y cuáles son sus valores
Esos descubrimientos le darán un pensamiento y un juicio propio, le ayudarán a decidir por sí mismo lo que debe hacer en las diferentes circunstancias de su vida, y darán un sentido de pertenencia y compromiso con su familia, comunidad y planeta.
Un mundo en constante cambio necesita la contribución de cada uno de sus habitantes
El progreso de las sociedades se basa en la diversidad de sus miembros, en que cada uno aporte sus ideas, su esfuerzo y sus sueños particulares. Para ello, es indispensable cultivar y fortalecer la autoestima y la autonomía de las personas, sean niños ó adultos; esforzarnos para que el entusiasmo, el trabajo, la imaginación, la creatividad y los sueños de todos transformen nuestro mundo en un mejor sitio para vivir.
Autoestima es el valor que damos a nosotros mismos
Es conocernos, aceptarnos y querernos, es estar contentos con lo que hacemos y con lo que somos. La autoestima nos hace sentir que nuestro trabajo es importante, que podemos lograr lo que nos proponemos y que tenemos algo que ofrecer a los demás.
Las personas con autoestima alta se percibe como un ser único y valioso
Una persona segura de sí no trata de aparentar lo que no es; aprecia sus talentos y también reconoce sus limitaciones, sabe pedir ayuda y puede reírse de sí misma.
Una persona con buena autoestima trata de hacer las cosas lo mejor que puede, pero no necesita ser perfecta; no se compara con los demás ni requiere la aprobación ajena para sentirse bien. Si se equivoca, acepta sus errores, aprende e ellos e intenta otras maneras de alcanzar su objetivo.
Una persona con autoestima sana toma decisiones y se responsabiliza de ellas; hace lo que considera correcto y es capaz de decir “no” sin sentirse culpable. Cuida de su bienestar y es sensible a las necesidades de los que le rodean; expresa sus emociones, sabe escuchar y es capaz de resolver con serenidad y confianza los conflictos que se le presentan.
La persona con autoestima débil cree que no es valiosa
Una persona insegura se desprecia y desconfía de sí misma; tiene miedo de mostrarse tal cual es, así que suele tratar e impresionar a los demás y alardear de cualidades que no posee.
Sus relaciones son difíciles y conflictivas, y como es incapaz de apreciar a los demás, los envidia o los desprecia.
Una persona que no se valora, evade las obligaciones y deja pasar las oportunidades, pues cree que no las merece o no puede con ella. Evita tomar decisiones, y al tener que aceptar lo que otros eligen, se siente enojada y frustrada.
La persona con baja autoestima es rígida, se aferra a lo que siempre a hecho, y cuando fracasa en algo, niega sus equivocaciones o bien se desespera, se culpa o se paraliza . Carece de fuerza para luchar por sus metas.
PRÓXIMO: APRENDER A SER II