Menu:

Buscar por fecha:

<   abril 2017   >
DomLunMarMieJueVieSab
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      
Buscar:

Patrocinios:

Universidad Tecnolog�ca de la Selva

Partido Acci�n Nacional - Chiapas

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

Universidad Intercultural de Chiapas

SAGARPA

H. Congreso del Estado de Chiapas

Poder Judicial del Estado de Chiapas

Informe de la Nena, egocentrismo o destape

Categoría: Opinión | Colocada por: ASICH | Fecha: 25-10-2016 | [Imprimir]
Vinicio Portela Hernández

Antes del medio día la Diputada Federal, María Elena Orantes, baja en un helicóptero en la pista de Protección Civil de Tuxtla Gutiérrez, en el antiguo Aeropuerto de Terán y se dirige a
una de las oficinas con otras personas. Luego de una hora de atraso, casi a la una de una tarde, se aparece toda ella, ataviada con un vestido de encaje, delgada y bronceada, con el pelo teñido de castaño con pequeñas luces chocolate.
La diputada caminaba platicando efusivamente con el Legislador Eduardo Ramírez Aguilar, quien escuchaba la charla atentamente. Ella, la Nena, caminaba como caminan los que saben que van a celebrarlos, como quién sabe que tendrá los aplausos y las porras.
Uno de los andenes estaba dispuesto con el escenario, en su cabecera se observaba en letras monumentales el apellido “Orantes”. Todos querían saludar a la hermosa mujer que encabezaba el contingente de varones, casi todos uniformados con guayaberas blancas o celestes, pero ella, María Elena, era quien robaba cámaras, acaparaba miradas y saludos, ella más delgada que nunca, tanto así que las curvas que presumía en su juventud ahora quedaron olvidadas en una figura espigada y esbelta.
El tumulto, la ceremonia tradicional de la estrechadera de manos, los besos en las mejillas y los arrumacos se extendieron por varios minutos que inquietaron a la muchedumbre acarreada de la academia de Protección Civil y a los ciudadanos que, no tan, libremente fueron al evento.
Por al fin llegaron a su destino, un presidium donde faltaron sillas, donde siempre un político oportunista quiere estar pero ya no entra y se conforma con pasividad que le da una “Selfie” con homónimos de medio pelo. Otros, los que aspiran subir un escalón en la cartelera política se conforman estar en la décima fila, con brazos cruzados y fotos postrados entre chuchada, donde no hay la brisa que conforta el terrible calor que produce una carpa de 40 metros.
El maestro de ceremonias inicia con otra tradición, la de mencionar los nombres de los políticos destacados, la del saludo con la mano derecha y los golpes de pecho, la de los ademanes de sencillez que reflejan que están con el pueblo pero que al mismo tiempo son muestra de está al frente, en la cumbre.
Pero ya era tiempo de que se empezaran a tirar de tapete y que mejor que iniciar con el Secretario de Protección Civil, Luis Manuel García Moreno, quien no encontró más palabras en el diccionario para halagar a la Diputada Orantes, quien a pesar de que tenía otras cosas más importantes que atender que escuchar a multifacético funcionario, como buscar quién le pasara sus lentes, aplaudió el discurso que no escuchó.
No entraré en detalles, pero antes de presentar su informe La Nena dio paso a un video donde los integrantes de la Comisión de Protección Civil de la Cámara de Diputados se desvivieron en halagos, obsequio, mimo, agasajo, alabanza, arrumaco, caricia, coba, fiesta, carantoña, cucamona y adulación para ella, para su Presidencia, hubo un momento que solo faltó que dijeran que la Legisladora hacía milagros, que era una Santa o una Virgen “luchadora” por Chiapas.
Lo demás fue cosa de los mismo, María Elena Orantes fue un reflejo de sus orígenes priistas, un discurso de zalamería para los diputados y asistentes destacados, de historias de la protección civil y de su informe nada, letra hueca, de lisonja para el Coordinador Nacional de Protección Civil, Luis Felipe Fuentes Espinosa, y todo por quedar bien con el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, así que la que se servía de bellas alfombras se convirtió en una de ellas.
Y hay que dejarlo claro, este informe no fue informe, fue un destape, María Elena tiene su corazón puesto en la Gobernatura de Chiapas, este fue un “en sus marcas”, el inicio de campaña, prueba clara fueron los miles de pendones que se colocaron en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, el acarreo de personas, la utilización de los estudiantes de Protección Civil y los discursos no encaminados al tema de la Comisión que preside, sino a la su persona, a la de La Nena.
Creo que hoy más que nunca la ciudadanía no es estúpida, que se da cuenta de la realidad política y sabe que una “cara bonita” no es garantía de buena administración, lo que hizo hoy la Diputada Orantes no fue un informe, fue un acto de campaña anticipada encaminada al 2018, pretendió disfrazar su destape con la Protección Civil, pero lo único que logró es exhibirse como oportunista.
Que bueno por las mujeres que están verdaderamente luchando por espacios políticos, pero las que utilizan estrategias patriarcales jurásicas, como es el caso de la Diputada Orantes, son la que detienen el progreso de la paridad política en todos sus ámbitos porque se comportan como machos demagógicos.