Menu:

Buscar por fecha:

<   agosto 2019   >
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Buscar:

Patrocinios:

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

H. Congreso del Estado de Chiapas

EDUCAR

Categoría: Columnas | Colocada por: ASICH | Fecha: 26-09-2016 | [Imprimir]
PITA LADDAGA

EL GOZO DE LEER Y ESCRIBIR


El gusto por la lectura es un placer que ganamos después de muchos encuentros agradables con los libros.

Para volverse lector, el niño no solo necesita desarrollar sus habilidades de lectura en la escuela, sino también hacer que los libros lleguen a formar parte de su vida. Si no le interesa lo que lee, dejará la lectura cuando no se lo exija el maestro.
Los padres no somos los responsables de enseñar a leer a nuestros hijos, pero sí jugamos un papel primordial para despertar sus deseos de leer.
El reto es que la lectura sea una actividad profunda, placentera y llena de sentido para nuestro hijo
Para lograrlo tenemos que:
-Poner a disposición del niño, hasta donde sea posible, una variedad amplia de textos; visitar la biblioteca- si existe en nuestra comunidad-; pedir libros prestados al maestro o intercambiarlos con otros padres, así como escoger lecturas y cuentos de su libro de texto que le interesen y lo emocionen.
-Prepararnos como lectores y convertirnos en modelo para el niño. Encontrar obras que tengan sentido para nosotros y formar grupos con otros adultos para compartirlas.
-Conocer libros infantiles.
-Establecer la costumbre de la lectura en familia. Leer en voz alta para nuestro niño, leer con él, escucharlo leer y dedicar un tiempo para estar juntos y leer en silencio, cada uno con su propio libro.
Para en niño, aprender a leer es un momento mágico
Por fin descubre el secreto del lenguaje escrito: puede saber “Que dice ahí” Cuando empieza a leer, el niño experimenta placer y satisfacción al descifrar las palabras, pero esa excitación se puede perder muy pronto si los textos que le ofrecemos son aburridos o no tienen relación con sus experiencias e intereses.
Si aún no lo hemos iniciado en el gusto por los libros, es la gran oportunidad para enseñarlo a ser lector. Los padres tenemos que hacer que su lectura sea una actividad divertida, valiosa, interesante y significativa.
Al leer cuentos a nuestro hijo y platicar con él sobre la historia, le estamos abriendo puertas a experiencias insospechadas
El niño se acerca a los sentimientos humanos, se pone en contacto con el humor, el sufrimiento, el valor, la amistad, la esperanza. Al conmoverse con el personaje, aprende a expresar otros matices de sus emociones; al iluminarse con una idea, se arriesga a manifestar su punto de vista. También él tiene algo valioso y único que decir.
Cuando el niño empieza a leer por su cuenta y a disfrutar los libros necesita un espacio y un tiempo para leer solo, en silencio, sin interrupciones.
Es importante respetar su intimidad. Su lectura es una conversación con el autor y también un encuentro con él mismo. La sensación de libertad que obtiene al vivir las peripecias de los personajes le da la posibilidad de convertirse en todos ellos; puede escapar de su pequeña vida cotidiana y transportarse al extenso universo imaginario que no es otro que su mundo interior.
El libro le da al niño la oportunidad de crecer, le descubre no sólo mundos nuevos. Sino también posibilidades de sí mismo que no había sospechado. El libro le revela no solo lo que es, sino lo que puede llegar a ser.
Cuando se inicia en el placer de la literatura, el niño entra en un proceso que no termina nunca. Con cada libro, hasta el fin de sus días, seguirá aprendiendo a leer.
Alguna sugerencias para animar a leer
-Hagamos emocionante la presentación de un nuevo libro. Platiquemos de él como de un personaje desconocido o de un objeto misterioso, y tratemos de crear un momento de suspenso antes de iniciar la lectura.
-Es necesario establecer reglas claras y sencillas para manejar los libros; por ejemplo: lavarse las manos, tratarlos con cuidado, pasar las páginas una por una y con suavidad. El niño debe saber que un libro no se corta, se rompe o se maltrata.
-Si el libro pertenece a la biblioteca, el niño deberá devolverlo a tiempo y en perfecto estado para que otra personas también puedan usarlo. Es conveniente que él mismo escoja el libro que quiere leer.
-Estaremos mejor preparados para animar a nuestro hijo si leemos libros para niños y nos divertimos con ellos.
-Hagamos de los libros una parte importante de nuestra vida personal. Leamos también libros para adultos.
-No dejemos de leer a nuestro hijo aun cuando él ya sepa hacerlo. A los niños grandes también les gusta que les leamos.
PRÓXIMO: QUE LEER